Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Gestión de múltiples nubes: Desafíos para la tecnología, la gente, los procesos

[16/12/2020] Cuando se trata de gestionar entornos híbridos y multi-nubes hay muchas opciones pero no hay un camino fácil ni falta de desafíos.

Aunque la computación en nube ha existido de alguna forma por más de una década, las herramientas para administrar sus actuales iteraciones empresariales desde lugares privados, en las instalaciones o públicos todavía están evolucionando a un ritmo acelerado. Gartner afirma que más de 90 proveedores -incluidos IBM/Red Hat, VMware, CloudBolt, Flexera, Scalr, Cisco y Nutanix- ofrecen diversos grados de capacidad de gestión de la nube.

Si bien existen muchas opciones, las organizaciones luchan por gestionar con eficacia un entorno multicloud, afirma Roy Ritthaler, vicepresidente de marketing de producto de la unidad de negocio de gestión de la cloud computing de VMware.

"Con las cargas de trabajo desplegadas en múltiples nubes públicas, kubernetes multicloud, centros privados de datos/cloud y ubicaciones de borde, la mayoría de las organizaciones encuentran difícil obtener una visión unificada de la salud de sus entornos, así como gestionar los costos, garantizar la seguridad y mejorar el gobierno operativo mientras se automatizan los procesos básicos", señala Ritthaler.

Esto no es solo un desafío tecnológico, sino también un desafío de personas y procesos, anota Ritthaler. "La falta de herramientas de aprovisionamiento unificadas, la visibilidad operacional en silos, la falta de un rendimiento holístico y de conocimientos sobre los costos y los problemas de interoperabilidad e integración se traducen en recursos en silos, equipos fragmentados y proliferación de herramientas de gestión. Múltiples personas están involucradas -Operaciones de TI, Desarrolladores, Finanzas y líderes de líneas de negocios (LOB)- requiriendo una amplia capacitación, colaboración y cambios en los procesos a medida que las organizaciones adoptan el modelo de la nube".

Una investigación reciente de IDC encontró que la mayoría de las empresas esperan que necesitarán nuevas herramientas de gestión multi-nube para mantenerse al día con sus demandas emergentes de negocios y operaciones de infraestructura.

"Las arquitecturas multi-nube están introduciendo una nueva ola de complejidad en la gestión a medida que los desarrolladores y grupos empresariales implementan servicios y herramientas de nube que se alinean mejor con sus mapas de ruta de aplicación e innovación de negocios con limitada consideración de las preferencias corporativas. La introducción de contenedores, microservicios y kubernetes crea una mayor complejidad", señala IDC.

En los próximos dos años, se espera que los responsables de la toma de decisiones de las empresas den prioridad a las inversiones en análisis, supervisión e informes de rendimiento, optimización de la capacidad, gestión de costos, así como automatización y autoservicio para aumentar las capacidades de gestión para la multi-nube y la gobernanza, según IDC .

"Estas herramientas de gestión están profundamente interconectadas. Las decisiones sobre los costos deben tomarse en el contexto de los requisitos de capacidad y el rendimiento de las aplicaciones", declara IDC.

También existe una ansiedad empresarial sobre la densidad de desarrollo de aplicaciones que se extiende a través de los diferentes proveedores de nubes.  Un reciente estudio de Enterprise Management Associates indica que hay 2.316 bibliotecas de Python relacionadas con AWS, Azure y Google Cloud que los desarrolladores descargan aproximadamente 13 millones de veces al día en 112 sistemas operativos diferentes, en su mayoría basados en Linux.

"Mientras que los proyectos individuales típicamente permanecen dentro de los límites de una sola nube, EMA también ve un número creciente (aproximadamente 10%) de proyectos que se extienden a través de múltiples nubes. El rápido crecimiento de los microservicios aumenta esta tendencia y, al mismo tiempo, pone de relieve la urgente necesidad de una capa unificada de gobernanza y gestión, para que tanto los desarrolladores como los operadores de tecnología de la información contribuyan a optimizar la eficiencia de la liberación y la fiabilidad operacional al mismo tiempo", declaró la EMA.

Esa amplia variedad de proyectos ha hecho que muchos clientes busquen ayuda para gestionar las cargas de trabajo en muchos entornos, lo que requiere múltiples consolas y herramientas, señala IDC.

"A medida que las empresas gestionan entornos multi-nube y el número de consolas y herramientas crece, es común experimentar los desafíos que se derivan de los datos almacenados en silos, un efecto secundario inevitable y común de la migración de las aplicaciones que se ejecutan en los sistemas heredados a entornos de nube dispares", comenta Briana Frank, director de gestión de productos de IBM Cloud. "A medida que las empresas mueven datos desconectados de una nube a otra para ser utilizados por diversas aplicaciones, a menudo experimentan problemas de rendimiento y aumentos significativos de costos de hasta el 300%, según la investigación de IBM.

Los clientes se quejan del uso de servicios multi-nube diciendo que han aumentado sus costos dramáticamente debido a la transferencia de datos entre las nubes y el aumento de personal de TI, anota Douglas Gourlay, vicepresidente y director general de software de redes de nubes en Arista.

Obtener una visión unificada entre las nubes

Además, a medida que las empresas se mueven a múltiples nubes encuentran rápidamente que cada proveedor de nubes es único, lo que añade desafíos para gestionar esos entornos, "como las arquitecturas de red, las características y la escala, lo que crea una empinada curva de aprendizaje para que los clientes operen en la nube y crea desafíos operativos a través de los entornos existentes como las redes de centros de datos y campus", señala Gourlay.

En el caso de Arista, la empresa ofrece el software CloudEOS y CloudVision que permite la conectividad de la red y las capacidades de gestión entre las nubes privadas o públicas.

Con CloudEOS los clientes pueden operar múltiples nubes públicas con un modelo de operación consistente para todas las abstracciones de la red -utilizando los mismos libros de ejecución y procesos que utilizan para operar sus centros de datos y redes de campus existentes, indica Gourlay. "La telemetría de CloudEOS, junto con CloudVision proporciona el almacenamiento de series temporales y el análisis del estado de la red de una red multi-nube de los clientes", añade. "Esto permite al cliente volver y comprobar por qué y cómo ocurrió un problema y reduce el tiempo de retorno a las operaciones, mientras que permite un rápido análisis de la causa raíz en la detección inicial de fallas".

En cuanto a los costos, una oferta separada de Arista -CloudEOS Edge- apoya la selección de rutas dinámicas en el borde de la red que permite a los clientes asignar rutas para que las aplicaciones sean utilizadas con el fin de reducir el costo de transferencia/sincronización de datos. Con despliegues unificados de EOS y CloudVision a través del centro de datos, el campus y múltiples nubes públicas, los clientes pueden apoyar y gestionar su estrategia multi-nube sin duplicar o triplicar el tamaño de su equipo o afectar a sus planes de presupuesto, indica Gourlay.

Solución de problemas

En la gestión de entornos multi-nube, otro problema que enfrentan los clientes es distinguir entre los problemas de rendimiento de las aplicaciones y los problemas de la red.

"Lo que escuchamos de los clientes es una sensación de pérdida de control cuando están en un entorno multi-nube", comenta Kaustubh Das, vicepresidente y director general del grupo de productos Cloud and Compute de Cisco. "Es difícil predecir con certeza el impacto de los servicios de nube recién suministrados en la red".

Cisco ofrece una serie de paquetes dirigidos al tema, como su plataforma de gestión Intersight basada en la nube. Además, el paquete de gestión de aplicaciones AppDynamics de Cisco y la tecnología recientemente adquirida ThousandEyes, que ofrece un paquete de software basado en la nube que analiza las redes locales y de área amplia y el rendimiento de Internet. El paquete está diseñado para proporcionar una amplia visibilidad y permitir a los clientes detectar problemas de nubes y no nubes con las aplicaciones y la red.

A principios de este año, Cisco integró su información de aplicaciones empresariales AppDynamics con Cisco Intersight Workload Optimizer.  Con él, los clientes pueden gestionar una variedad de componentes de infraestructura como servidores, configuración y gestión de políticas, así como telemetría y análisis. La idea, señala Das, es permitir que los equipos de aplicaciones e infraestructura vean una visión compartida de las dependencias de la infraestructura que afectan al rendimiento de las aplicaciones, la experiencia del usuario y el impacto en el negocio, todo desde un mismo lugar.

"Los equipos de TI y de DevOps pueden trabajar juntos, utilizando un vocabulario compartido para identificar la causa principal de la degradación de las aplicaciones, prevenir proactivamente los problemas en tiempo real, establecer políticas y automatizar las respuestas para resolver los problemas de las aplicaciones en preeminencia o en la nube, independientemente del dominio", anota Das.

Según Gourlay de Arista, la mayoría de los clientes encuentran extremadamente difícil resolver un problema de red en la nube pública debido a la falta de información y visibilidad, especialmente cuando la resolución de problemas requiere la observancia a nivel de paquete.

"Me gustaría poder decirles que las aplicaciones y la gente de TI de la red trabajan juntos para hacer que la multi-nube funcione de manera más eficaz, pero actualmente no es ahí donde estamos", indica Nabil Bukhari, CTO y jefe de Producto de Extreme Networks.

Ayuda de AI/ML

Reunir los datos de los despliegues físicos en el punto de mira y las múltiples nubes y aplicarles el análisis es un reto, pero es clave para gestionar este tipo de entorno, indica Bukhari.

Extreme ofrece el paquete ExtremeCloud IQ, que ofrece una plataforma de administración de nubes impulsada por la inteligencia artificial y el aprendizaje automático que simplifica la incorporación, configuración, supervisión, administración, solución de problemas, alertas e informes para los dispositivos de infraestructura de red.

Ritthaler de VMware dijo que vRealize Cloud Management de la compañía incluye capacidades para visualizar toda la red, tanto virtual como física. Utiliza el aprendizaje automático para construir límites de red y de aplicaciones, y puede realizar un análisis completo de la ruta a través de las máquinas virtuales, contenedores y a través de nubes públicas híbridas y múltiples. Esto ofrece una forma fácil de solucionar problemas de conectividad entre máquinas virtuales a través de múltiples nubes.

"Este mapa de topología de la red también ayuda a optimizar el rendimiento de la red con alertas proactivas y detección de anomalías para las malas configuraciones de los firewalls, picos, limitaciones de capacidad, etc. Todas estas capacidades se presentan en un único mapa de red, independientemente de si la red es virtual o física o ambas, y en el contexto de los límites de la aplicación para asegurarse de que los equipos de red, seguridad, infraestructura y aplicación estén hablando el mismo idioma", señala Ritthaler.

Frank, de IBM, dice que abordan este problema con su paquete de Gestión del Rendimiento de las Aplicaciones (APM) que ayuda a los clientes a distinguir entre los problemas de rendimiento de las aplicaciones y los problemas de la red en las instalaciones, las cargas de trabajo basadas en la nube y las cargas de trabajo híbridas, todo desde un único dashboard.

"En un entorno multi-nube, una solución que funcione igual de bien tanto en las instalaciones como a través de múltiples nubes es clave para obtener una visibilidad completa y eliminar los silos", comenta Frank. "Las soluciones APM de IBM miden la disponibilidad y el rendimiento de las aplicaciones, automatizan las acciones para recuperarse rápidamente de los problemas de rendimiento de las aplicaciones o de la red, y proporcionan visibilidad y herramientas para diagnosticar y solucionar los problemas antes de que afecten a las operaciones o a la experiencia de los usuarios finales con el entorno de las aplicaciones".

Conocimiento interno

Hay otros desafíos para manejar un mundo multi-nuboso, dicen los observadores.

Uno de los grandes es tener el personal con las habilidades para manejar ofertas de múltiples proveedores, anota Bukhari de Extreme.  "Los formatos de datos y las API son diferentes, y se necesita un equipo que pueda entender todas esas cosas".

La introducción de contenedores, microservicios y kubernetes crea una mayor complejidad, declara IDC.

"Obtener el máximo beneficio de cualquier cartera de gestión multi-nube requiere que las organizaciones hagan concesiones y elecciones de inversión estratégica. En entornos tecnológicos de rápida evolución, puede ser difícil anticipar completamente el impacto de los nuevos procesos, métodos y herramientas", señala IDC.