Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

16 tecnologías ganadoras y perdedoras, post-COVID

[05/03/2021] La pandemia de COVID-19 ha supuesto una mezcla de bendiciones y maldiciones para el mundo de la tecnología. Algunas empresas, como las especializadas en videoconferencias, han resultado ser las salvadoras, haciendo posible que la sociedad funcione -y en ocasiones prospere- trabajando a distancia. Otras, sin embargo, como los talleres de desarrollo que construyen sistemas de control de la iluminación teatral, se han enfrentado a un mundo en el que la demanda de sus servicios ha caído precipitadamente, a veces hasta cero.

Aunque es un poco pronto para saber qué cambios en el uso y las tácticas de TI seguirán siendo permanentes, podemos deducir qué empresas están prosperando ahora, y es probable que sigan haciéndolo incluso después de que la pandemia desaparezca.

Uno de los mayores cambios será para los que trabajan en oficinas, que ya son una parte importante de la economía tecnológica. Muchas empresas ya están informando de que no volverán a exigir a los empleados que se presenten en la oficina cada día de trabajo. Están adoptando el trabajo a distancia, señalando que será la nueva normalidad. El ahorro de tiempo y de inmuebles es demasiado grande para ignorarlo. Los horarios híbridos -en los que las personas se reúnen en persona varias veces a la semana, al mes o al trimestre- también formarán parte de una combinación experimental de lugares de trabajo.

He aquí un vistazo a las categorías y estrategias tecnológicas que se han beneficiado de los cambios provocados por la crisis del COVID-19, y a las que probablemente se replantearán después de la pandemia.

Ganador: La videoconferencia y su ecosistema

El gran ganador sigue siendo fácil de detectar: La demanda de herramientas de videoconferencia se ha disparado a medida que las reuniones y las sesiones de clase se han trasladado a Internet. Pero no son solo las grandes plataformas las que se están beneficiando, ya que el auge de las reuniones virtuales ha atraído proyectos satélites adaptados a nichos más pequeños. Zoom, por ejemplo, tiene un mercado de aplicaciones con extensiones especializadas para sectores como el financiero, el educativo, el de servicios al cliente y más de una docena de categorías. También hay proyectos de software similares construidos en torno a Microsoft Teams y Google Meet.

Los sistemas de alto perfil no son los únicos. Herramientas de código abierto como Jitsi permiten a cualquiera alojar su propio sistema de videoconferencia, ya sea para ahorrar dinero o aumentar la seguridad. Incluso hay opciones para descargar el trabajo de alojamiento a otros con Jitsi as a Service (JaaS).

Además, el hecho de poder ver a todos sus compañeros en pequeñas cuadrículas en su portátil ha sido un revulsivo para los proveedores de servicios en la nube. Las videoconferencias están haciendo girar cada vez más máquinas en la nube para satisfacer las demandas que suben y bajan con los horarios de la escuela y la oficina. Son especialmente útiles las máquinas con GPUs de alta potencia, ideales para generar versiones en miniatura de los flujos de video sobre la marcha.

Perdedor: Las herramientas de gestión de la oficina

Decenas de paquetes de software y hardware diseñados para simplificar el día a día en las oficinas físicas están sufriendo un duro golpe. Mientras una gran parte de la planilla trabaje desde casa, habrá mucha menos demanda de software empresarial para tareas como la programación de salas de conferencias. Lo mismo ocurre con los productos de hardware, como esas pequeñas tabletas situadas junto a las puertas de las salas de conferencias que anuncian quién tiene la sala reservada. Un número sorprendentemente grande de productos utilizan sensores de proximidad física para detectar los chips RFID de las tarjetas de identificación para controlar el acceso o hacer un seguimiento del uso de herramientas de oficina como las fotocopiadoras. Las herramientas construidas en torno a la detección y el grupo de personas mediante la presencia física no serán una prioridad, al menos para los trabajadores que no regresen a la oficina en masa.

Ganador: Software de colaboración

Las herramientas ofimáticas que permiten a las personas trabajar en colaboración en documentos o presentaciones son más valiosas que nunca. Las reuniones cara a cara en las que alguien se pasa por un cubículo o llama al personal a una sala de conferencias para que extienda unos papeles sobre una mesa son casi totalmente nulas. Todo ese duelo se ha trasladado a Internet, por lo que la demanda (y la tolerancia) de pizarras online y herramientas de colaboración que faciliten el trabajo a distancia ha aumentado considerablemente. Y ahora que el genio ha salido de la botella, y que muchas empresas están reconsiderando sus estrategias de trabajo a distancia incluso después de la vuelta a la oficina, es de esperar que la demanda se mantenga durante algún tiempo.

Y aquí, al igual que con la videoconferencia, hay mercados auxiliares de herramientas que también pueden beneficiarse del aumento. Zoho, Salesforce, Google, Microsoft y casi todas las demás herramientas de colaboración en línea cuentan con un mercado en el que terceros pueden ofrecer extensiones que añaden funcionalidad a las plataformas.

Perdedor: El software presencial

No todas las partes del negocio del software de video están en auge. Las empresas especializadas en la creación de salas de conferencias equipadas para videoconferencias no van a encontrar mucha demanda, aunque las más inteligentes se orientarán al mercado doméstico, donde pueden ayudar a la gente a añadir una iluminación elegante y micrófonos de alta calidad a sus oficinas en casa.

Hay cientos de otros proyectos que apoyan a las personas que se reúnen en persona. Las conferencias suelen enviar sus propias aplicaciones para que los asistentes sepan qué charla hay en cada sala. Las impresoras de gran formato ofrecen copias físicas de gran tamaño que funcionan bien clavadas en las paredes o extendidas en una mesa donde se reúne la gente. Las tiendas de desarrollo y diseño creadas en torno a estos ecosistemas van a sufrir un golpe durante algún tiempo.

Ganador: BYOD

Cuando empezaron los cierres, los departamentos de TI no tenían mucho tiempo para dar soporte a todos los que iban a ser enviados a casa para trabajar de forma remota. Las empresas que realizaron las transiciones más fluidas fueron las que adoptaron arquitecturas empresariales ligeras que animaban o incluso exigían a los trabajadores que trajeran su propio hardware.

Esta filosofía surgió principalmente entre las empresas más nuevas y las startups más pequeñas y ágiles que no quieren invertir el tiempo o el personal en el mantenimiento de una gran colección de máquinas propiedad de la empresa. Construyeron sus servicios de datos empresariales para que estuvieran abiertos a la Internet general, de modo que cualquiera pudiera conectarse desde cualquier navegador. Sí, esto aumentó algunos de los peligros y facilitó algunos ataques, pero también obligó a los desarrolladores a enfrentarse a estas amenazas en lugar de confiar en los firewalls y el acceso físico para detener a los malos.

Perdedor: El hardware corporativo

Las máquinas propiedad de la empresa no van a desaparecer, y muchas compañías necesitan seguir enviando portátiles a los hogares de los trabajadores. Pero las pesadas computadoras de sobremesa y los enormes monitores van a ser mucho menos populares cuando los trabajadores tengan que salir de la oficina, y es muy posible que se lo replanteen incluso cuando vuelvan.

Hay quien piensa que las empresas seguirán queriendo mantener la propiedad de las máquinas que utilizan los empleados solo por simplicidad. ¿Querrán los desarrolladores de una aplicación interna dar soporte a todos los viejos navegadores instalados en una vieja y polvorienta portátil que un empleado saque de debajo de la cama de su hijo? ¿Quiere el departamento de contabilidad gestionar el gasto corporativo a través de máquinas que también utilizan los niños para las clases o las sesiones nocturnas de juegos?

Las redes privadas virtuales, los firewalls y gastar un poco más en hardware dedicado pueden ser más baratos que dar soporte a una PC infectada por virus que no se ha actualizado desde la administración Bush. Y para empeorar las cosas, cada vez son menos los hogares que tienen una PC. Mucha gente ha dejado de comprar PCs para el hogar porque sus teléfonos y tabletas son más que suficientes para las tareas básicas.

Ganador: Zero Trust

Cuando los equipos de seguridad informática empezaron a observar el nuevo entorno descentralizado, vieron peligro por todas partes. Este nivel de paranoia suprema se ha cristalizado en la palabra de moda "confianza cero", que significa que los equipos de seguridad han renunciado a establecer un perímetro o a crear cualquier zona en la que puedan relajarse.

El mundo de la confianza cero significa repensar muchas aplicaciones internas para que funcionen adecuadamente cuando se ejecutan desde una cafetería o la cocina de alguien. Cualquier paquete que se dirija a la red estará cifrado y autentificado.

Perdedor: Los motores de búsqueda

Aunque la gente busca información en Internet por muchas razones, algunas de las más valiosas para los buscadores tienen que ver con los viajes y la socialización activa. La gente en espacios nuevos necesita más ayuda. La gente en casa tiende a estar más asentada. Si buscan, no es para lugares nuevos ni para restaurantes, dos categorías que pagan una prima por los clics en los anuncios. En junio, los ingresos de Google cayeron reflejando este cambio. Los ingresos de la empresa volvieron a subir, reforzados por sus productos en la nube.

Ganador: La socialización gamificada

La gente sigue necesitando hacer ejercicio y le encanta competir. Empresas como Peleton y Echelon se han disparado al llevar la intensidad de las clases de gimnasia a las personas que están atrapadas en casa. Otras, como Tonal, Weela o Mirror, están desarrollando aplicaciones y hardware que ofrecen entrenamiento para hacer pesas y estiramientos. Ahora que la gente ha descubierto la comodidad, estas experiencias atléticas distribuidas van a seguir atrayendo a los usuarios que no tienen tiempo para ir al gimnasio.

Perdedor: El software para eventos presenciales

¿Volverá la gente a hacer ejercicio en grupo cuando acabe la pandemia? El software para el seguimiento de los socios, las facturas mensuales y las visitas al gimnasio depende de ello. ¿Volverá la gente a los grandes eventos deportivos, como las carreras de toda la ciudad? Otro grupo de empresas de software rastrean a los corredores, señalan a los tramposos e informan de sus tiempos. Otras crean herramientas para organizar conferencias, ferias y otras grandes reuniones. Todas estas herramientas de software dependen de que la gente vuelva a reunirse, algo que ahora debe competir con todas las alternativas digitales.

Además, las ofertas de software especializado que apoyan las reuniones en persona están sufriendo. Las empresas que crean software para la iluminación o los sistemas de sonido de los teatros, por ejemplo, no van a vender muchos paquetes nuevos hasta que los teatros se liberen de sus deudas. Los quioscos publicitarios destinados a captar la atención de alguien que pasea por un vestíbulo no van a ser vistos por muchos durante algún tiempo. Hay todo un ecosistema de herramientas de chip RFID construidas para parques temáticos y otros entornos de entretenimiento, y solo funcionan cuando el chip está físicamente cerca. Todas estas áreas y muchos nichos similares van a tener que esperar a que el mundo se sienta más cómodo reuniéndose en persona, y a que las empresas que los compran tengan el presupuesto necesario para invertir.

Ganador: El software de captación

Algunas plataformas como Disney Plus o Hulu son perfectas para entretener a todos los que están atrapados en casa cada noche. Otras, como los periódicos y los libros, son perfectas para los lectores. Por lo general, los servicios de suscripción que ofrecen acceso ilimitado a cualquiera de ellos han obtenido buenos resultados en el cierre. Si se encuentra en un nicho en el que llegar a sus clientes en casa con nuevas aplicaciones o servicios es un esfuerzo comercial digno, ya es hora de explorar.

Además, los actores de nicho en estas áreas también prosperarán. ¿Se encargan de la conversión a MPEG-4 para la nube? Con el cierre de la producción de Hollywood y la gente consumiendo más video que nunca, los servicios de suscripción están ávidos de cualquier contenido que pueda ser interesante. Hay que convertir películas y programas antiguos, e incluso anuncios publicitarios. Así que no son solo Netflix y Disney los que ganan aquí, sino también las docenas de empresas de apoyo en su rincón del ecosistema de software.

Perdedor: Privacidad

La antigua visión de una esfera de privacidad personal está desapareciendo rápidamente. El Estado de Washington quería que los restaurantes que reabrieran sus puertas mantuvieran un registro de los nombres y direcciones de los clientes. Las principales compañías telefónicas están experimentando con el desarrollo de herramientas que rastrean quién se reúne con quién durante el día, en caso de que una persona enferme. La privacidad siempre ha sido un ideal flexible en constante negociación entre un mundo dominado por el control central y un espacio de olvido que daba a los malos actores mucha libertad para ocultar sus huellas. Ahora que lo que está en juego es mayor durante una pandemia, la balanza se aleja rápidamente del individuo.

Ganador: La nube

La forma en que la nube se expandió para absorber la demanda de software de videoconferencia y colaboración es un verdadero testimonio de la visión que construyó esta reserva elástica de recursos computacionales. Aunque algunas empresas de la nube han advertido de que algunas instancias pueden no estar disponibles inmediatamente, y algunos precios al contado han sido un poco más altos, en su mayor parte los precios al contado se han mantenido mucho más bajos que los costos bajo demanda. La nube ha cumplido en gran medida cuando la sociedad más la necesitaba, y las empresas están acelerando y aumentando su adopción a raíz de la crisis.

Perdedor: On-prem

Algunas razones para mantener las máquinas en las instalaciones siguen teniendo sentido. La factura de la informática fija suele ser mucho más baja, y hay algo que asegura la idea de poder caminar por el pasillo hasta la sala de servidores. Pero cuando sus empleados están fuera del campus, hay menos distinción entre el centro de datos de la nube al otro lado del país, y la sala de servidores de su empresa en la oficina. Lo mejor que puedes hacer es hacer un "ping" a ambas máquinas.

Hay arrugas más profundas. Muchas empresas meten salas de servidores ligeras en el espacio de almacenamiento sin ventanas. Los propietarios no alquilan edificios que sean 100% espacio para oficinas de esquina. Suelen mezclar algún espacio sin valor que incluso los internos se niegan a ocupar. Si se añaden incentivos como la electricidad a precio económico que ofrecen algunas ciudades, esconder las viejas máquinas en la esquina del edificio puede resultar muy barato. En invierno, incluso ayudan a calentar el edificio. Por supuesto, todas estas ventajas desaparecen si las empresas renuncian a los contratos de alquiler de los grandes edificios y en su lugar reducen su tamaño, pidiendo a gran parte de su planilla que trabaje desde casa.

Ganador: Agile

¿Su equipo tiene una sala de conferencias con las paredes cubiertas de diagramas de Gantt para un modelo de desarrollo en cascada para poder cumplir con una fecha de entrega en 24 meses? ¿Ha bloqueado dicha sala de guerra para celebrar reuniones de progreso semanales o incluso diarias? Sorpresa. Ese era el plan de ayer. Hoy, pasamos a trabajar en casa. Es posible que aún tenga que elaborar enormes gráficos y apuntar a fechas de entrega para dentro de dos o tres años, pero tendrás que pensar rápidamente y ajustarse en minutos. Los modelos elaborados y fijados en hormigón no funcionarán hoy en día.

Perdedor: La modelización y los datos del pasado

Dos de las palabras de moda en la maquinaria tecnológica han sido "inteligencia artificial" y "aprendizaje automático", herramientas automatizadas para convertir los datos del pasado en modelos para predecir el futuro. Gracias a la pandemia, el bloqueo, los cambios drásticos en los hábitos y las actividades, por no hablar de las consiguientes consecuencias económicas, todos los que ponen en marcha estas tecnologías se enfrentan a un reto de modelado de datos, ya que han cambiado muchas cosas. Todos los grandes lagos y almacenes de datos están llenos de números basados en cómo funcionaba el mundo antes de la pandemia, pero estos datos no pueden ayudarnos a averiguar lo que vendrá después. No podemos utilizar los datos del tercer trimestre del 2019 o del 2018 para predecir el tercer trimestre de l2020 porque hay muchas cosas diferentes. Y todo el mundo espera que el 2021 no se parezca en nada al 2020. Nadie sabe qué nos deparará el futuro, pero lo más probable es que no se parezca mucho a lo que hemos visto.