Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

IFS lanza un ERP nativo en la nube y en contenedores

[12/03/2021] Después de publicar grandes actualizaciones de su suite IFS Applications cada tres años desde el 2012, el proveedor de software empresarial IFS está cambiando a un ciclo de actualización de seis meses que asegurará que los clientes siempre tengan acceso a sus últimas características.

"Es realmente el último gran lanzamiento que haremos", señaló el CEO, Darren Roos, un ex ejecutivo de la nube de SAP que ha dirigido IFS desde el 2018. "A partir de ahora es IFS Cloud".

Lanzado el 10 de marzo, IFS Cloud es un conjunto de aplicaciones ERP con importantes extensiones para la gestión de servicios de campo (FSM) y la gestión de activos empresariales (EAM), todas ellas basadas en el mismo modelo de datos. IFS ofrece versiones a medida para los mercados verticales, incluyendo la industria manufacturera, aeroespacial, defensa, telecomunicaciones, energía, servicios públicos, ingeniería, construcción e industrias de servicios.

Para Vinnie Mirchandani, director general de la empresa de análisis Deal Architect, ese enfoque vertical es algo que diferencia a IFS de la competencia.

"No tienen miedo de abarcar sectores complejos. Muchos de los otros proveedores pretenden estar verticalizados, pero cuando se descubre todo, lo único que hacen es dar soporte a los servicios profesionales, o al sector de servicios, o simplemente te venden las finanzas y los recursos humanos. En realidad, no hay mucha funcionalidad industrial", anotó.

Las aplicaciones de IFS Cloud basadas en el navegador comparten una interfaz de usuario coherente que adapta su método de visualización e interacción al dispositivo en el que se ejecutan y al papel del usuario. Esto puede significar la presentación de la mejor acción siguiente en una interfaz rica para los usuarios basados en la oficina, mientras que permite a los trabajadores de servicio de campo completar las tareas con un mínimo de toques en su dispositivo móvil.

"Tener la funcionalidad adecuada es muy importante", afirmó Roos.

ERP modular en la nube

IFS dirige su nueva suite ERP a empresas con ingresos anuales superiores a los 500 millones de dólares; para las empresas más pequeñas, anotó Roos, probablemente haya una solución más ligera y sencilla que se adapte mejor a ellas.

Mickey North Rizza, vicepresidente del programa de aplicaciones empresariales y comercio digital de IDC, resumió el mercado objetivo de IFS Cloud como "cualquiera que quiera pasar de una aplicación monolítica o de aplicaciones heredadas a una aplicación más moderna y modular".

La naturaleza modular de IFS Cloud significa que los clientes pueden desplegar las partes que quieran, cuando quieran y donde quieran. Para lograr esa modularidad, IFS está utilizando contenedores y Kubernetes.

Eso es algo que otros proveedores de ERP también están haciendo, según Rizza de IDC. "SAP está en medio de hacerlo. Oracle ya está ahí. Unit4 ha rehecho toda su plataforma. Sage y Epicor están avanzando en esa dirección. Workday ya está ahí. Infor tiene una suite en la nube y se está moviendo hacia ella, pero no está completamente allí", añadió.

La contenedorización de IFS Cloud permite a los CIOs desplegar la suite en la nube de IFS, en su propia nube preferida o en sus instalaciones, asegurando que pueden cumplir con los requisitos reglamentarios de residencia y seguridad de los datos. Dondequiera que se ejecute, IFS gestionará la instalación y la mantendrá actualizada.

"Para la gran mayoría de nuestros clientes lo ejecutamos, lo gestionamos en Azure. Es como cualquier otra aplicación en la nube que puedas imaginar", indicó Roos.

Con la gestión de la infraestructura para aplicaciones como IFS Cloud convirtiéndose en una opción, no en una necesidad para los CIOs, Roos ve que el papel de los CIOs se aleja de la gestión de los equipos de desarrollo internos, las bases de datos y las redes y se dirige más hacia la coordinación de la interoperabilidad y la integración de los servicios en la nube. "Para cualquier CIO moderno hoy en día, es un papel de orquestación", indicó.

Como tal, los equipos de los CIOs no estarán compuestos por codificadores, sino por personal de seguridad y analistas de negocio que gestionen las aplicaciones desde una perspectiva de configuración, dijo Roos.

Escoger y mezclar

Con los diversos elementos de IFS Cloud disponibles en contenedores, los CIOs también pueden elegir qué funciones necesitan, y si desplegar lo que ofrece IFS o integrar algo de otro proveedor.

Esta capacidad de escoger y mezclar es significativa, según Mirchandani, porque los CIOs pueden obtener los beneficios de los componentes individuales de IFS sin tener que firmar un despliegue de ERP de tres años.

"Durante la pandemia, muchos grandes proyectos se detuvieron. Ahora nadie puede hacer una implantación de tres años", dijo. "Pero IFS es mejor para trocearlo y ofrecerle solo la parte de servicio de campo o la de gestión de activos, que quizá funcione mejor".

Durante la pandemia, esa modularidad también dio sus frutos a IFS de otras maneras. Cuando los clientes pidieron una herramienta ligera de realidad aumentada o mixta para ayudar a los técnicos a colaborar con colegas distantes, IFS pudo integrar un paquete de Help Lightning en cuestión de semanas, sostuvo Roos.

"Si la aplicación no fuera tan modular como es, y no tuviéramos la capacidad de la API que tenemos, no podríamos hacerlo", dijo. "Pero gracias a la arquitectura que tenemos, y a este uso de las API, podemos hacer avances significativos muy rápidamente, aprovechando otras tecnologías que existen".

Para Mirchandani, estas herramientas de realidad aumentada ofrecen una forma estupenda para que las empresas desplieguen a los trabajadores más veteranos y experimentados que pueden ser reacios a volver al campo antes de estar completamente vacunados: Pueden trabajar como asesores a distancia del personal más joven que aún está aprendiendo.

Una de las primeras empresas en migrar a IFS Cloud será Cimcorp, un fabricante finlandés de robótica industrial. El director corporativo de TI, Pekka Nurmi, dijo que la compañía ha estado ejecutando la versión 9 de IFS Applications desde alrededor del 2016. Cuando se enteró de lo que IFS estaba trabajando, decidió saltar la versión 10 (que se había lanzado en el 2018) para ir directamente a la nube.

Nurmi tiene un pequeño equipo de TI de 18 personas, cinco de las cuales trabajan en IFS y en otras dos grandes aplicaciones empresariales que se vinculan a él, una plataforma de gestión de datos de productos (PDM) y una herramienta de gestión de impuestos para algunas de sus filiales.

IFS está realizando todo el trabajo de migración, que espera que esté terminado en octubre, dijo.