Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

10 oscuros secretos de la nube

[09/07/2021] Es probable que nadie pueda definir exactamente qué significa el término 'nube' en la tecnología empresarial actual. ¿Se trata de un conjunto de máquinas que se pagan por segundo? ¿Un conjunto de APIs potentes? ¿Un conjunto de servicios amplios -todos con siglas que terminan en "aaS"- en los que las empresas pueden apoyarse y utilizar como bloques de construcción para sus propias pilas? ¿O es solo una estrategia presupuestaria de TI basada en la creencia de que alquilar es mejor que comprar?

La definición de computación en la nube puede cambiar continuamente a medida que los proveedores añaden nuevas funciones y despliegan nuevos servicios, pero todos saben que ha sido una excelente opción para las empresas de todos los sectores y que no hace más que ganar fuerza como un actor clave en las estrategias de TI. Los equipos de desarrollo pueden llegar más lejos y construir más, gracias a la gama de herramientas y a los recursos informáticos disponibles en la nube. Las empresas pueden resistir mejor los picos estacionales o temporales en la actividad de los clientes cuando todos inician sesión en sus sitios web y servicios a la vez. Los equipos de análisis pueden experimentar con lo último en tecnologías de aprendizaje automático a escala, y los líderes de TI pueden examinar cada vez más a detalle las partidas de gastos de capital de sus presupuestos, mientras mantienen contentos a sus colegas de la línea de negocio con su semi autonomía.

Aun así, aunque gran parte del entusiasmo en torno a la nube es merecido y el valor empresarial está bien establecido; sin embargo, apoyarse en las pilas de los grandes proveedores de la nube también trae un lado oscuro. A continuación, se presentan 10 razones por las que debe tener cuidado al llevar su empresa a la nube.

Está más encerrado de lo que cree

A primera vista, vender un sistema operativo básico en hardware básico debería ser un negocio de productos básicos. Pero de alguna manera, el mundo de la nube es sorprendentemente complicado. Incluso cuando sus datos o los servicios que crea en la nube son teóricamente portátiles, el simple hecho de trasladar todos esos bits de la nube de una empresa a otra parece tomar bastante tiempo.

En un proyecto reciente, me presentaron a un ingeniero senior que estaba trasladando un bloque de servicios de una nube a otra. Cuando mi parte del proyecto terminó seis meses después, él todavía lo estaba moviendo, y los gerentes seguían pagándole. Entre el DNS, las claves secretas y los archivos de configuración, los pequeños detalles suelen ser suficientes para que sea más fácil seguir pagando una prima en una nube, solo para evitar la molestia de pasarse a otra.

Paga una prima, incluso si es barata

Las acciones de Amazon no se están disparando simplemente porque cientos de miles de trabajadores de almacén y camiones de reparto nos traen el mundo a nuestras puertas. Ese es un negocio competitivo con márgenes ajustados. Un buen porcentaje de sus ganancias proviene de Amazon Web Services, que gana gran parte de su dinero reempaquetando pequeñas porciones de computación y aumentando el precio. Y todo esto es posible debido a las toneladas de ineficiencias en las salas de servidores y los centros de datos dentro del mundo corporativo. Por ello, las empresas de la nube pueden ofrecer alternativas tentadoramente más baratas que alojar su pila en su propio hardware y, aun así, fijar un precio con amplios márgenes.

El rendimiento no siempre es el que se publicita

Las computadoras en la nube son menos potentes de lo que parecen, quizás porque el hardware suele ser compartido por docenas de instancias virtuales, cada una de las cuales tiene asignada cuidadosamente una pequeña cantidad de RAM y potencia de CPU. Esto se me hizo evidente cuando me di cuenta de que el servidor de ocho años bajo mi escritorio estaba resolviendo algunos problemas importantes de optimización mucho más rápido que la gran instancia en la nube que costaba más de 100 dólares al mes. Pero a menos que esté dispuesto a ocuparse de la máquina usted mismo, instalar y actualizar el sistema operativo y dejar recalentar el edificio donde está su oficina, es más sencillo poner en marcha una máquina en la nube.

En este proyecto, lo compensé simplemente haciendo girar N cantidad de máquinas cuya potencia era una enésima parte de la potencia de la caja Xeon debajo de mi escritorio. Es cierto que fue más caro, pero la sencillez de poner en marcha nuevas máquinas hacía que fuera mucho más fácil ignorar la debilidad. Y el presupuesto lo permitía.

Abundan las preguntas sin respuesta

Gran parte de la nube sigue siendo un misterio, con muchas preguntas sin respuesta. Algunos se preguntan qué tecnología se utiliza para guardar los bits en el almacenamiento a largo plazo. Otros se preguntan por la dirección postal de los centros de datos. La mayoría de las veces, las empresas de la nube nos evitan saturar nuestras cabezas con detalles innecesarios. A veces se muestran misteriosos para mejorar la seguridad. Pero los fanáticos del control, a los que siempre les gusta hacer preguntas, se sentirán frustrados por la forma en que la industria de la nube suele ser hermética sobre todos los detalles. Quizás la única excepción serían las líneas de la factura desglosada.

El rendimiento no es uniforme

Las instancias se venden como productos básicos estampados con un molde de galletas, pero el rendimiento puede variar. He visto cómo trabajos largos y de gran carga computacional se aceleran y ralentizan en un 20%. Cuando le escribí al equipo de soporte técnico, no tenían una respuesta obvia porque el hardware provenía del mismo grupo. Debería ser el mismo. La mayoría de las veces, el rendimiento es muy predecible y por eso puede ser sorprendente cuando una máquina es notablemente más rápida o lenta.

En parte, se trata de un reto de gestión de expectativas. Cuando las empresas de la nube terminan con un montón de instancias que funcionan poco, podrían hacer que estas instancias sobrecargadas funcionen un poco más de tiempo. ¿Por qué no recompensar a sus buenos clientes con algo que se desperdiciará en una fracción de segundo? Pero si las nubes hacen esto con regularidad, los clientes empiezan a esperarlo.

El cambio suele estar fuera de su control

¿Hay algún cliente que no quiera algo nuevo y mejorado? En el negocio de la nube, muchos clientes suelen dudar en aceptar los cambios porque temen que su código se rompa.

Las empresas de la nube están atrapadas en un dilema. Demasiados cambios perjudican a los clientes. Pero muy pocos cambios significa que los problemas no se solucionan y los agujeros de seguridad no logran ser tapados. Ninguna opción deja contentos a todos.

Los proveedores moldean su estrategia de TI más de lo que cree

A muchos desarrolladores les gusta presumir de algún servicio en lo más profundo de la pila que sigue funcionando con una versión de un sistema operativo o base de datos que tiene diez o veinte años de antigüedad. Si usted ejecuta su propio hardware, puede adoptar la idea de que, si no está roto, no hay que arreglarlo.

Sin embargo, las empresas de la nube no pueden ser tan arrogantes. Necesitan hacer avanzar su base de clientes, a menudo en bloque, y eso significa que alquilar una computadora en la nube es más como unirse al ejército. Usted no es el dueño de su dominio. Solo es parte de una máquina, y eso significa que pasará más tiempo adaptándose y llevándose bien.

Los precios variables crean experiencias de presupuestación similares a las de Las Vegas

Si alguien necesita una prueba de que las pequeñas partes casi intrascendentes pueden conducir a algo grande, puede recurrir a los casinos masivos del Strip de Las Vegas. Es un imperio construido sobre máquinas tragamonedas y mesas de dados. Todas las pequeñas apuestas suman.

Muchos servicios en la nube están inspirados en las máquinas tragamonedas de níquel. Por ejemplo, la invocación de un servicio Lambda serverless en un centro de datos de AWS en Ohio cuesta solo 0.0000166667 dólares por cada GB-segundo. Si su código puede ejecutarse en 128MB de RAM y terminar en un milisegundo, eso equivaldría a 0.0000000021 dólares por clic. A precios como ese, no es de extrañar que sus desarrolladores hagan girar instancias, llenen depósitos y pongan en marcha nuevos servicios sin ningún cuidado. Pero al final del mes, la factura aparece como una resaca, y al final del trimestre, la empresa de la nube informa un récord de ganancias y usted ha gastado más de lo que debió de su presupuesto de TI.

La conveniencia acaba con las habilidades clave

Cuando les pregunté a algunos de los fundadores de MySQL el secreto de su éxito, dijeron que se aseguraron de que cualquiera pudiera instalar MySQL en menos de cinco minutos. Le dieron mucha importancia a simplificar los scripts de instalación porque sabían que los desarrolladores estaban abrumados con otras tareas. Esa es una de las razones por las que MySQL es tan popular. Varias décadas más tarde, las empresas de la nube están vendiéndoles a los usuarios de la nube versiones gestionadas de MySQL que facilitan aún más el trabajo. Mucha gente prefiere hacer clic en un botón en un sitio web, que trabajar a través de un diagrama de flujo de conjuros de línea de comandos.

La simplicidad de las ofertas en la nube está creando una nueva generación que no puede editar archivos de configuración ni reiniciar procesos. Solo saben hacer clic en un botón de una página web. ¿Esto es malo? Los contadores argumentarán que el equipo de desarrollo de una empresa debe concentrarse en construir algo nuevo, y no en preocuparse por las herramientas de productos básicos. Así es como las empresas añaden valor. Pero, aun así, hay algo admirable en los desarrolladores que pueden comenzar con el código fuente o un paquete. La laxitud de nuestras habilidades algún día puede jugarnos en contra, especialmente si ese día implica la necesidad estratégica de volver a llevar esas cargas de trabajo dentro la empresa.

El equilibrio de poder favorece a su proveedor

Basta con una lectura rápida de los términos del servicio para comprender el equilibrio de poder entre los proveedores de la nube y sus clientes. Una vez, revisé una versión que constantemente reclamaba el derecho a desconectar a los usuarios o eliminar datos sin ningún motivo.

Los foros de discusión están llenos de historias de cómo las grandes empresas de la nube se aprovechan o perjudican a sus clientes. En algunos casos, los desarrolladores ni siquiera saben qué hicieron mal. La historia de Parler, la red social conservadora de extrema derecha, debería hacer reflexionar a todos los desarrolladores, independientemente de su política. Un fin de semana, Amazon les envió un mensaje muy cortés dándoles unos días para abandonar su nube.

El dinero ayuda a negociar acuerdos más equilibrados, pero es difícil superar el hecho de que las empresas de la nube son grandes leviatanes que controlan la tecnología sin la que su empresa no puede vivir.