Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Android frente a iOS: TI tiene ahora una opción real

[14/10/2021] Desde el 2010, cuando Apple introdujo su protocolo de gestión de dispositivos móviles (MDM, por sus siglas en inglés) para administrar dispositivos, el iPhone ha sido el estándar de facto en smartphones para empresas de todas las industrias. La compañía mantuvo ese puesto durante una década al proporcionar una gran cantidad de capacidades de gestión, numerosas formas de proteger las conversaciones y los datos corporativos, la capacidad de separar el contenido personal y empresarial, así como una forma de supervisión que garantiza que todos los dispositivos de Apple empleados para el negocio cumplan con los requisitos corporativos.

[Reciba lo último de CIO Perú suscribiéndose a nuestro newsletter semanal]

Mientras tanto, los dispositivos Android fueron tratados como parias en muchas organizaciones. Durante la última década, ha habido buenas razones para ello, pero es hora de una reevaluación. Por ejemplo, ahora existe la iniciativa Android Enterprise, que ofrece APIs y otras herramientas para que los desarrolladores integren el soporte para Android en sus sistemas de gestión de la movilidad empresarial (EMM, por sus siglas en inglés).

Veamos cómo la plataforma Android se ha puesto a la par con iOS, y cómo se comparan las dos en general.

Fragmentación: No es el talón de Aquiles que solía ser para Android

Para los consumidores, una ventaja de Android es que tienen cientos de dispositivos para elegir a cualquier precio. La variedad de funciones varía en un grado notable y los dispositivos Android se pueden personalizar de muchas maneras.

Para las corporaciones, sin embargo, esa gran cantidad de opciones equivale a una fragmentación y se convierte en una gran desventaja en los ambientes empresariales. Los departamentos de TI no quieren lidiar con cientos o miles de dispositivos únicos que tienen diferentes generaciones del sistema operativo Android, ajustes inconsistentes en el sistema operativo y hardware muy variado.

Mientras que un teléfono con Android podría provenir de una veintena o más de fabricantes, todos los iPhones están hechos por Apple y comparten el mismo sistema operativo y experiencia de usuario, ofreciendo el mismo hardware básico y conjuntos de funciones. Eso hace que la implementación de dispositivos iOS sea mucho más sencilla, y hace que la creación de aplicaciones empresariales personalizadas también sea mucho más fácil, ya que se trata de las mismas especificaciones.

Pero Google, el creador de Android, quiere ingresar al mercado de la movilidad empresarial y ha buscado frenar la fragmentación del sistema operativo a lo largo de los años, con diversos grados de éxito. La fragmentación no va a desaparecer, pero es un problema menor ahora que Google les ha dado a los administradores de TI un recurso serio para administrarla.

Ese recurso es el recomendado por Android Enterprise, una lista de dispositivos y servicios que Google ha verificado como aptos para la empresa. La lista de dispositivos se puede filtrar y ordenar por varias categorías, incluido el tamaño de la pantalla, la RAM, la versión del sistema operativo, la frecuencia de actualización, la capacidad para soportar actualizaciones de seguridad, la disponibilidad regional, y si Google considera que el dispositivo es más apropiado para los trabajadores del conocimiento o para los usuarios que requieren dispositivos resistentes.

Google también ha sido transparente sobre lo que requiere de los fabricantes para que sus dispositivos se incluyan en la lista de Android Enterprise Recommended. Estos requisitos están ordenados por el uso esperado del dispositivo, así como por la versión instalada de Android. (El programa soporta versiones desde Android 9.)

Todo esto hace que sea más factible para los departamentos de TI optar por soportar una amplia gama de dispositivos (actualmente hay más de 300 opciones en la lista de Android Enterprise Recommended) y estar seguros de que las capacidades de seguridad y administración estarán disponibles en ellos.

Actualizaciones: Sigue siendo una fortaleza para iOS

El segundo problema más importante al que se ha enfrentado Android en la empresa son las actualizaciones -tanto actualizaciones del sistema operativo como de parches de seguridad- y su inconsistente disponibilidad. Debido a que, en una medida u otra, la mayoría de los fabricantes de dispositivos Android personalizan Android para sus dispositivos, las actualizaciones también deben personalizarse para esos dispositivos. Esto a menudo ha provocado retrasos en los dispositivos que reciben actualizaciones.

Muchos dispositivos Android nunca ven una actualización del sistema operativo porque sus fabricantes no sienten que valga la pena su tiempo y esfuerzo para desarrollarlos e implementarlos -y la mayoría tiene un incentivo para no ofrecer actualizaciones, ya que no se traducirán en nuevas ventas. Al ignorar las actualizaciones, los fabricantes alientan a los usuarios que desean nuevas funciones a comprar nuevos dispositivos.

Apple, por el contrario, hace todo lo posible para soportar dispositivos más antiguos cuando actualiza iOS. Se soportan varias generaciones de iPhones más antiguos. Y debido a que Apple también es dueña del proceso de actualización, los usuarios de iOS nunca tienen que preguntarse si obtendrán la última versión de iOS, y no hay duda de cuándo la obtendrán. Cada otoño, la adopción de los lanzamientos de iOS tiene un orden de magnitud más alto que la adopción de las nuevas versiones de Android, y la gran mayoría de los dispositivos iOS se actualizan en unos pocos meses.

A pesar de años de trabajo para estandarizar las actualizaciones, este es otro problema que Google puede aliviar, pero no eliminar. Android Enterprise Recommended es la mejor manera de averiguar cuánto tiempo se debe esperar para que un dispositivo reciba actualizaciones, y los filtros también le permiten especificar con qué frecuencia se deben enviar las actualizaciones a los dispositivos.

Google también aborda esto en los requisitos para Android Enterprise Recommended. Para ser incluido en la lista, un dispositivo debe ofrecer al menos una versión importante de Android, más allá de la versión que estaba en el dispositivo cuando se vendió. Para los dispositivos que ejecutan Android 9 o 10, las actualizaciones de seguridad deben estar disponibles durante noventa días. Para los dispositivos que ejecutan Android 11, los fabricantes deben publicar periódicamente avisos de actualizaciones de seguridad, incluidos detalles sobre las correcciones específicas del fabricante, y vincularlos a los boletines de actualizaciones de seguridad de Google. También deben publicar durante cuánto tiempo el dispositivo recibirá actualizaciones de seguridad (como se indica, una opción de filtrado en la lista de Android Enterprise Recommended).

Esto no coincide con la fluidez de la capacidad de Apple para administrar tanto las actualizaciones del sistema operativo como las actualizaciones de seguridad, pero sí convierte a Android en un competidor empresarial. Los departamentos de TI pueden filtrar los dispositivos que consideren que coinciden con sus necesidades de actualización de funciones y seguridad, optando por soportar activamente solo esos dispositivos.

Implementación: Simplificada en ambas plataformas

Apple ha optimizado la capacidad de las empresas para implementar iPhones con un proceso sin intervención, conocido como Device Enrollment Program (DEP). Los dispositivos comprados a Apple o a revendedores autorizados se pueden conectar al servidor MDM de una organización en el primer encendido. El dispositivo se configura automáticamente, con los distintos perfiles de gestión y seguridad aplicados. Es muy sencillo tanto para TI como para el usuario del dispositivo. Apple también ofrece variaciones, incluida la inscripción basada en el usuario y la inscripción basada en el dispositivo, según la propiedad y el uso del dispositivo.

A través de la lista de Android Enterprise Recommended, Google puede orientar al departamento de TI hacia los dispositivos que soportan la implementación sin intervención. Al igual que con el DEP de Apple, los dispositivos deben comprarse a revendedores aprobados para soportar la inscripción sin intervención. Además, Google ofrece varias opciones de inscripción, incluida la administración completa del dispositivo y la administración del perfil de trabajo, dependiendo de si el dispositivo es propiedad de la empresa o BYOD.

BYOD: ¿Puede soportar todos los dispositivos que compran los usuarios?

Ningún programa BYOD puede soportar adecuadamente todos los dispositivos del mercado, lo que ha tendido a darle a Apple la ventaja. Con los iPhones, hay una pequeña cantidad de dispositivos para soportar.

Para Android, la solución es que TI cree una lista de dispositivos que soportarán BYOD, y la lista de Android Enterprise Recommended es el punto de partida. Debe estar preparado para el rechazo de los usuarios decepcionados porque sus dispositivos no se incluyeron. Es por esto por lo que es importante comunicar el cambio en la política de una manera que no aumente demasiado las expectativas. Si su organización solo ha permitido dispositivos iOS para BYOD en el pasado, pasar a incluir cualquier dispositivo Android debería venderse como un gran paso adelante.

El perfil de trabajo: Donde Android supera a iOS

En su mayor parte, he mencionado áreas en las que Google ha intentado igualar lo que Apple ya ha ofrecido. Pero en algunas áreas, Android hace la gestión empresarial mejor que Apple.

En particular, Google separa claramente el perfil personal de un usuario de un perfil de trabajo instalado. Apple no lo hace, probablemente porque quiere una experiencia de usuario limpia y fluida. La ventaja del enfoque de Google es que delimita claramente cuándo un usuario está tratando con aplicaciones, contenido u otros recursos personales o de trabajo.

Esta no es solo una distinción de la pantalla de inicio. En Android, TI puede optar por limitar o bloquear la capacidad del contenido para pasar entre los dos perfiles. Si bien Apple también ofrece la capacidad de bloquear parte del contenido para que no pase entre el trabajo y las aplicaciones personales, no siempre es obvio en las hojas para compartir de iOS o en las operaciones de copiar/pegar por qué algunas opciones no están disponibles. Los usuarios pueden terminar pensando que hay algún problema con una aplicación o su dispositivo.

El enfoque del perfil de trabajo también ofrece otra ventaja: versiones personales y comerciales de la misma aplicación. Los usuarios que hayan descargado una aplicación usando su perfil personal pueden volver a descargarla para el perfil de trabajo, y las dos estarán completamente separadas. Apple prioriza una interfaz de usuario limpia y, por lo tanto, no ofrece nada similar. Los usuarios en general necesitan eliminar personalmente la aplicación instalada para poder usar la versión administrada de la misma. Si un dispositivo se borra de forma selectiva, es muy probable que también se elimine cualquier contenido personal que haya creado un usuario.

TI ahora tiene una opción de plataformas de movilidad

Google ha abordado los principales problemas que tradicionalmente ha tenido TI con Android. Después de años de ser eclipsado por iOS, Android Enterprise ha surgido como una plataforma digna de una empresa, y Android ya no es un ciudadano empresarial de segunda clase. Si bien hay que hacer concesiones al elegir un sistema operativo sobre el otro, una variedad de proveedores de EMM y proveedores de servicios gestionados (MSP, por sus siglas en inglés) apoyan activamente a ambos y hacen que las concesiones sean menos severas.

"¿Qué plataforma móvil es la mejor para las empresas? es una pregunta que ya no tiene una sola respuesta. Ahora TI tiene que preguntar: "¿Cuál es mejor para este negocio?. La respuesta podría ser "cualquiera de las dos o "ambas.

Puede ver también: