Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Proveedores están de acuerdo: La escasez de chips no terminará pronto

[26/10/2021] La actual escasez de chips está provocando la escasez de existencias y el aumento de los precios de todo tipo de productos, desde las computadoras hasta los Cameros. Y, por desgracia, no va a desaparecer pronto. En un discurso ante los accionistas para anunciar los resultados financieros del tercer trimestre de Intel, el consejero delegado de Intel, Pat Gelsinger, dijo que no espera que la escasez termine hasta el 2023, como muy pronto.

[Reciba lo último de CIO Perú suscribiéndose a nuestro newsletter semanal]

Ahora estamos en lo peor, cada trimestre del año que viene mejorará, pero no habrá un equilibrio entre la oferta y la demanda hasta el 2023, sostuvo Gelsinger a la CNBC. Intel dijo recientemente que la escasez de chips está arrastrando las ventas de portátiles, y advirtió que podría ser difícil encontrar jugosas ofertas de PC en esta temporada de vacaciones.

Los otros titanes del comercio de chips están de acuerdo, en un grado u otro. En una llamada de resultados similar en agosto, el CEO de Nvidia, Jensen Huang, dijo a los inversores que espera que los problemas de la cadena de suministro continúen durante la mayor parte del 2022. Las tarjetas gráficas de Nvidia han sufrido una escasez alarmante durante casi dos años, lo que ha disparado los precios en el mercado secundario, ya que los revendedores, los mineros de criptomonedas y los jugadores ocasionales de PC luchan por conseguir las pocas GPU disponibles en el mercado minorista.

La principal competencia de Intel y Nvidia en el mundo de la PC está de acuerdo, aunque es algo más optimista. En su intervención en la Code Conference de septiembre, la consejera delegada de AMD, Lisa Su, predijo que la escasez de chips será menos grave en la segunda mitad del 2022, después de haber estado muy ajustada en la primera.

La cosa no acaba ahí. Los líderes de Qualcomm, ARM, Samsung y Apple coinciden en que la escasez de chips continuará hasta bien entrado el año 2022, con diferentes niveles de pesimismo para las predicciones más largas. Las potencias industriales intentan impulsar el suministro con una fabricación ampliada mientras los legisladores intentan ayudarles, con distintos grados de éxito. Pero el consenso parece ser que el año que viene seguirá viendo precios altos y existencias limitadas para casi todo lo que tenga un chip en su interior.