Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

3 grandes cambios en el lugar de trabajo para el 2022

[08/01/2022] El lugar de trabajo ha cambiado significativamente en los últimos dos años, y es poco probable que haya una tregua este año. Sin embargo, en medio de todo el ruido reciente de la industria sobre un futuro "metaverso", hay un montón de prioridades más inmediatas para las empresas.

La pandemia del COVID-19 ya ha sacudido las percepciones y las expectativas de lo que debe ser el trabajo, y la mayoría de los empleados esperan ahora una mayor flexibilidad sobre dónde y cuándo realizar su trabajo. Adaptarse a una estrategia de trabajo remoto híbrido seguirá siendo un objetivo para muchas empresas en el 2022, y creará dolores de cabeza a los altos cargos y a los equipos de TI a medida que se reabran más oficinas y se combinen los modos de trabajo.

Y el apoyo al trabajo flexible es solo una de las formas en que las empresas pueden tratar de retener al personal en medio de una ola de renuncias en una variedad de industrias -otra tendencia que probablemente impactará en las empresas e influirá en las estrategias en torno a las inversiones tecnológicas.

Estos son algunos de los altibajos que los analistas del sector tecnológico prevén para el año que viene.

El trabajo híbrido dominará la reapertura de las oficinas, pero muchos esfuerzos "fracasarán" al principio

Para muchas organizaciones, cualquier estrategia a largo plazo en torno al trabajo a distancia sigue siendo un trabajo en curso, pero las encuestas indican que algún nivel de trabajo a distancia continuará después de la pandemia. Esto es una buena noticia para los trabajadores, que se benefician de un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal; y para los empresarios, ya que las encuestas indican un aumento de la productividad con los trabajadores a distancia.

Una estrategia de trabajo híbrido que tenga éxito une la comunicación física y la virtual para conectar a los empleados con independencia de su ubicación. Ese es el objetivo general, al menos; conseguirlo realmente será un reto, según Forrester.

La empresa de análisis predice que alrededor del 10% de las empresas pasarán a ser totalmente remotas después de la pandemia, mientras que el 30% optará por una comunicación totalmente en la oficina. El 60% restante adoptará un enfoque híbrido. Y de las que adopten el trabajo híbrido, un tercio fracasará, al menos en el primer intento, señala Forrester en su informe "Predicciones 2022: el futuro del trabajo".

"De los tres caminos posibles -volver a la oficina, el híbrido y el totalmente remoto- el híbrido es el más difícil", sostuvo en una entrevista James McQuivey, director de investigación de Forrester.

¿Por qué es tan problemático el trabajo híbrido?

Mientras que la mayoría de las empresas tienen ya casi dos años de experiencia en el manejo de una plantilla totalmente remota -además de muchos años de experiencia trabajando en la oficina-, el trabajo híbrido es más bien una incógnita. Combinar los dos modos de trabajo conflictivos crea sus propios desafíos.

"Es algo nuevo para casi todo el mundo", señala McQuivey. "Seguro que muchas organizaciones han apoyado equipos distribuidos o han tenido un puñado de trabajadores totalmente remotos en el pasado. Pero nada ha preparado a toda la organización para aprender a estar en la oficina dos o tres días a la semana".

La estrategia plantea nuevas cuestiones, como quién debe estar en la oficina en qué días y con qué propósito. "Son cosas que las empresas no están preparadas para responder", sostiene. "Los experimentos a los que tendrán que someterse las empresas para averiguarlo les llevarán todo un año". 

Y eso, anota McQuivey, supone que las empresas y los líderes corporativos tienen la paciencia y la flexibilidad cultural para hacerlo. "Para las organizaciones que no la tengan, es de esperar que vuelvan a las políticas de sólo oficina o de sólo remota a mediados de año", sostiene.

Las herramientas de control invasivas provocarán la reacción de los empleados y provocarán acciones legales

Dado que es probable que el trabajo a distancia siga existiendo de alguna manera, las empresas tendrán que considerar cómo hacer un seguimiento de la productividad y el bienestar de los trabajadores cuando se separan físicamente del personal.

El informe de predicción para el 2022 de la empresa analista CCS Insight prevé que algunas organizaciones irán demasiado lejos en sus intentos de vigilar a los empleados, lo que provocará una reacción de los trabajadores en el 2022. En concreto, CCS Insight predice que se emprenderán acciones legales contra el empleador, por ejemplo, a través de un caso de despido constructivo.

El interés de las empresas por los programas informáticos del tipo "bossware", que proporcionan análisis detallados de las acciones de los empleados, ha crecido durante la pandemia de COVID-19, lo que ha suscitado las críticas de los grupos de defensa de los derechos de los trabajadores por considerarlos excesivamente intrusivos. Estas herramientas pueden incluir capturas de pantalla periódicas de la computadora portátil de un empleado o el registro de las pulsaciones del teclado para controlar los niveles de productividad. Dependiendo de cómo se apliquen, estas herramientas pueden socavar gravemente la confianza, sobre todo cuando se utilizan sin consultar a los empleados.

No son solo las herramientas de bossware las que han suscitado preocupación. El sector tecnológico en general todavía está tratando de encontrar un equilibrio entre los beneficios de la analítica de datos en el lugar de trabajo y la necesidad de privacidad de los trabajadores. Por ejemplo, la introducción de la puntuación de productividad de Microsoft el año pasado suscitó controversia por la inclusión de datos individuales de los empleados; posteriormente, Microsoft tomó medidas para garantizar que los datos se anonimizaran de forma más eficaz.

La analista principal de CCS Insight, Angela Ashenden, afirma que los principales proveedores de colaboración y productividad están actuando con cautela en lo que respecta a la privacidad de los empleados. Pero las organizaciones individuales tendrán que asegurarse de no sobrepasar las leyes de privacidad de los empleados -y las percepciones de éstos- en cuanto a la cantidad de monitoreo que es aceptable.

"Si los empleadores se equivocan, en el mejor de los casos, se corre el riesgo de dañar la confianza de los empleados y, en el peor de los casos, se podría llegar a demandar a los empleados por despido improcedente como resultado de la forma en que se utilizan estas herramientas de seguimiento", anota Ashenden.

Las empresas pueden tomar medidas para evitar este escenario, agrega Ashenden. Una de ellas es anonimizar los datos de los empleados para que no puedan ser utilizados de forma indebida. Y lo que es más importante, dijo, las empresas deben considerar cuidadosamente qué están rastreando y por qué, y si el seguimiento directo es incluso necesario, o el rendimiento puede ser rastreado de una manera menos intrusiva.

Como mínimo, los empresarios deben explicar por qué es necesario el seguimiento -en caso de que se considere así-, y asegurar a los empleados que su privacidad está protegida y que no serán maltratados como resultado del seguimiento, sostiene Ashenden.

La escasez de personal impulsará la mejora de la experiencia de los empleados

Una de las principales tendencias en el lugar de trabajo del año pasado fue el aumento de la escasez de personal en varios sectores, que forma parte de la llamada "Gran Dimisión". Es probable que la situación continúe en el 2022, con los empresarios luchando por contratar al personal adecuado, e invirtiendo para mantener a los que ya están empleados.

"La constatación de que tantos empleados están pensando en cambiar de rumbo está provocando que los líderes empresariales se centren de nuevo en la experiencia de los empleados y en lo que hace que la gente quiera trabajar -y seguir trabajando- en la empresa", señala Ashenden.

Se espera que esto lleve a las empresas a centrarse en tres áreas:

  • Análisis del sentimiento de los empleados para "asegurarse de que no hay un éxodo inminente de empleados, y para abordar los problemas a medida que surgen"
  • Mejora de la comunicación interna y del compromiso de los empleados
  • Inversión en programas de aprendizaje y desarrollo "para dar a las personas la oportunidad de desarrollar su carrera -ya sea en la misma trayectoria profesional o en una dirección completamente nueva- sin abandonar la organización"

Una forma de retener al personal será permitir la flexibilidad en el trabajo: las organizaciones que decidan volver a un acuerdo totalmente presencial podrían perder hasta el 39% de su fuerza de trabajo, según la Encuesta de Empleados de Trabajo Híbrido de Gartner de 2021 de 2.400 trabajadores del conocimiento.

Forrester también predice que la preocupación por la retención de los empleados impulsará un "aumento del gasto" en "iniciativas y tecnologías centradas en los empleados" durante el 2022. Esto llevará a que el 20% de los presupuestos de RRHH se destinen a iniciativas de experiencia de los empleados, mientras que el número de organizaciones con un programa formal de experiencia de los empleados aumentará del 48% al 65% en el 2022. Los presupuestos para el reconocimiento de los empleados también aumentarán, pasando del 1% de la remuneración total hasta el 2%, predice Forrester.

También habrá un esfuerzo para extraer más valor de las tecnologías que se desplegaron para facilitar el trabajo a distancia en los últimos 18 meses, indica McQuivey. Esto incluirá el gasto en "el desarrollo del liderazgo, la supervisión del compromiso de los empleados y la calibración cuidadosa de la cultura para que coincida con las nuevas exigencias del negocio", anota.

En última instancia, se trata de crear una cultura en la que los trabajadores se sientan valorados y conectados con el resto de la organización. "Los empleados que sienten que son eficaces en el uso de sus habilidades para marcar la diferencia, están más comprometidos y es más probable que permanezcan en su empresa", sostiene McQuivey.

También puede ver: