Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

7 maneras de elevar su papel de CIO

[15/04/2022] Ser un CIO nunca ha sido tan importante. Las principales tendencias de TI, como la protección de la seguridad y la privacidad, la computación en la nube, el aprendizaje automático y las fuerzas de trabajo remotas, así como el cumplimiento de una avalancha de mandatos normativos, han elevado el puesto de CIO a un nivel de importancia igual, o incluso superior, al de los demás ejecutivos de nivel C. Sin embargo, por desgracia, en muchas empresas, la percepción que la dirección tiene de los CIOs sigue firmemente anclada en el pasado.

Depende de los propios CIOs ampliar su papel en la empresa entrando en áreas de negocio que antes se consideraban prohibidas o que, hasta hace poco, ni siquiera existían. "Atrás quedaron los días en que el CIO era un gestor de costos de TI en la trastienda", declara Chris Scheefer, vicepresidente de industria inteligente de la empresa de servicios tecnológicos y consultoría Capgemini Americas. "El CIO de hoy debe adaptarse y convertirse en un estratega del negocio, un innovador digital y un orquestador del negocio".

¿Está usted a la altura de la tarea? Aquí hay siete pasos que le ayudarán a construir un papel más grande, y más gratificante, para usted.

1. Posicionarse como agente de cambio

Desde el front-office hasta el back-office, el CIO tiene que poner en marcha la estrategia y ser un agente de cambio, impulsando nuevas habilidades y talentos en el negocio. "El papel del CIO, a través de las tecnologías digitales aplicadas, es crear resistencia, agilidad organizativa y convertirse en el motor para convertir las nuevas tecnologías e innovaciones en una ventaja competitiva sostenible", afirma Scheefer.

La clave del éxito, en opinión de Scheefer, es convertirse en el vehículo de la C-suite para impulsar la estrategia empresarial y la transformación a ritmo y escala. "Esto significa convertirse en algo más que un mecanismo de entrega y gestión de proyectos tecnológicos", señala. "Se trata de aportar al trabajo una perspectiva orientada a los resultados y al valor, junto con un plan sólido para activar la estrategia de forma holística".

Con demasiada frecuencia, los CIOs trabajan de forma reactiva, esperando que el negocio venga a ellos. El compromiso proactivo y la creación de una organización de TI que esté integrada en las operaciones del front-office son fundamentales para el éxito, sostiene Scheefer. Esto significa incorporar e integrar a los equipos en las prioridades estratégicas clave, y suministrar métricas compartidas a las partes interesadas del negocio para garantizar una asociación exitosa.

2. Centrarse en los resultados, no en las tecnologías

Muchos de los miembros del equipo ejecutivo, o incluso la mayoría, no están especialmente interesados en la tecnología, pero sí en saber cómo la innovación puede beneficiar a la empresa. "No se esconda en el sótano", aconseja John Abel, CIO de la empresa de equipos de red Extreme Networks. "Lo peor que se puede hacer como CIO es no comprometerse con las partes interesadas ejecutivas".

Abel sugiere crear y dirigir reuniones mensuales con el equipo ejecutivo para aportar transparencia a la planificación y las operaciones de TI. "Para desempeñar un papel más importante, un buen primer paso es asegurarse de que sus discusiones son relevantes para las personas con las que está hablando", anota. Hay que saber cuáles son los temas candentes y ponerlos sobre la mesa para dialogar y aportar. "Esto permitirá al CIO estar mejor posicionado en la empresa y tener más posibilidades de ser incluido en el proceso de toma de decisiones", explica Abel.

3. Construir valor de negocio

Cuando las TI empiecen a aportar valor en términos de beneficios obtenidos en lugar de simples reducciones de costos, los colegas empezarán a ver al CIO bajo una luz totalmente nueva y positiva.

"Cambiará la percepción del papel del CIO", afirma Brian Jackson, director de investigación en la práctica de CIO de la empresa de investigación y asesoramiento tecnológico Info-Tech Research Group. "Cuanto más pueda el CIO apoyar al negocio con capacidades tecnológicas clave, más vincularán sus compañeros su éxito a la formación de una fuerte relación con el CIO".

El CIO obtiene un asiento en la mesa principal de toma de decisiones cuando la TI es lo suficientemente madura como para cumplir con las iniciativas que mejoran directamente el modelo de negocio de la organización, señala Jackson. "Si el CIO puede aportar nuevos ingresos, proporcionar puntos de contacto con el cliente, e impulsar la toma de decisiones basada en datos, entonces se van a convertir en parte integral de la estrategia empresarial".

Los CIOs también deberían considerar la posibilidad de participar en asociaciones profesionales que les permitan reunirse con sus pares. "Puede ser especialmente perspicaz debatir los retos y las oportunidades con otros CIOs del mismo sector", señala Jackson. "Es una forma de descubrir algunos atajos para resolver problemas".

4. Ser abierto, franco y honesto

Para construir un papel más grande, los CIOs deben articular claramente y con precisión lo que pueden y no pueden hacer con los recursos a su disposición. "Aprender a presentar las necesidades cibernéticas a través de una lente de gestión de riesgos, con una perspectiva financiera clara, es un gran lugar para comenzar", sugiere Tommy Gardner, CTO del proveedor de tecnología y servicios gubernamentales HP Federal. "La combinación de una fuerte opinión de expertos respaldada por datos es poderosa y elevará el papel del CIO".

Gardner sostiene que los CIOs también necesitan educar a la C-suite en el hecho de que las TI y la seguridad están en continua evolución, y necesitan ser constantemente evaluadas y apoyadas desde la cima. "Haciendo de esto una conversación abierta, y mostrando el ROI en el tiempo, los CIOs pueden posicionarse mejor a sí mismos y a sus equipos como parte integral de las operaciones de la organización".

5. Buscar asesoramiento externo

Las relaciones se construyen escuchando, señala Rebecca Fox, CIO de grupo en la consultora de seguridad NCC Group. Por lo tanto, nunca pase por alto la búsqueda de asesoramiento externo e imparcial cuando se enfrente a un reto especialmente difícil. "Obtener ayuda para crear esa hoja de ruta es realmente útil", señala Fox. "También es más difícil que los líderes empresariales de alto nivel desestimen el asesoramiento externo: con él, es más probable que tomen medidas".

Construir una red de compañeros líderes de TI con los que interactuar frecuentemente es clave, señala Prasad Ramakrishnan, CIO del proveedor de SaaS, Freshworks. "En TI, no se trata solo de lo que sabe, sino también de a quién conoce", observa. "Por ejemplo, si necesita traer a alguien para resolver un problema muy de nicho, ¿a quién conoces para hacer bien el trabajo?".

Ramakrishnan sugiere participar en foros del sector y animar a los miembros del equipo a participar también. "Los aprendizajes colectivos de estas interacciones de la industria pueden unirle y proporcionarle las herramientas necesarias para resolver los problemas del negocio".

6. Apunte a la agilidad

Las tecnologías emergentes y la evolución de las demandas de clientes y empleados han cambiado para siempre el papel del CIO. "Hoy en día, el CIO está realmente integrado", anota Florian Roth, director digital y de información del proveedor de aplicaciones y tecnología empresarial SAP SE. "El mandato es ser ágil; diseñar y desplegar activamente tecnologías inteligentes y sostenibles".

Roth señala que su mandato ha cambiado drásticamente en los últimos años. "De gestor de TI clásico a socio estratégico que da forma activa a la empresa inteligente y sostenible y a la transformación digital", explica. "El papel del CIO ha pasado de impulsor de la eficiencia a impulsor del crecimiento, de proveedor de sistemas centrado en la gestión de las operaciones tradicionales de TI, a tomador de decisiones estratégicas que da forma y crea la transformación digital".

Roth aconseja a los CIOs que hagan un balance de las carencias que hay que cubrir, incluyendo el talento y la tecnología, y que prioricen las tecnologías que impulsarán la visión estratégica de la empresa. "Las empresas están siendo arrastradas en muchas direcciones diferentes, y hay un sinfín de oportunidades para que la tecnología apoye los objetivos más amplios de la empresa", anota.

7. Afinar la estrategia

"Lo que solemos hacer con la estrategia es hacerla larga y engorrosa", sostiene Christine Ashton, CIO de SUSE, un proveedor de soluciones de código abierto. Sin embargo, no tiene por qué ser así. "Si nos fijamos en algunas de las mayores empresas tecnológicas de hoy en día, lo que hacen bien es volver a ejecutar su proceso de estrategia a intervalos más cortos", señala.

La pandemia ha puesto de manifiesto que las estrategias pueden ser restrictivas y no deben limitar la necesidad de ser ágiles. "No se trata de centrarse en todo a la vez, sino en las palancas de valor que más importan al negocio", indica Ashton.

En lugar de esperar un año o más para ver si una estrategia concreta funciona, Ashton recomienda realizar ejercicios de estrategia frecuentes y agudos. "Al adoptar un enfoque integral, basado en el valor, puede clasificar los resultados proyectados en función de cómo contribuyen a cerrar la brecha de su estrategia en general", comenta. "De este modo, estás en una posición mucho mejor para controlar el alcance y ofrecer beneficios reales más rápidamente y por fases".

Puede ver también: