Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Pulse: La vuelta a la oficina ha afectado a los empleados de diferentes maneras

[22/04/2022] Puede que muchos empleados vuelvan a la oficina después de un largo periodo de trabajo a distancia, pero parece que las mismas reglas no siempre se aplican a los altos ejecutivos.

Eso es lo que dice una encuesta realizada a 10.818 trabajadores por el proveedor de software de colaboración Slack. La última encuesta Pulse del consorcio de investigación Future Forum de Slack indica que los empleados no ejecutivos (35%) tienen casi el doble de probabilidades que los altos cargos (19%) de trabajar desde la oficina cinco días a la semana.

El informe calificó esta dicotomía como un "preocupante doble rasero", ya que solo una quinta parte (21%) de los ejecutivos y de los no ejecutivos dicen que su opción preferida es volver a la oficina a tiempo completo.

La encuesta se llevó a cabo entre el 27 de enero y el 21 de febrero y en ella participaron trabajadores del conocimiento de Estados Unidos, Australia, Francia, Alemania, Japón y Reino Unido.

Mientras que muchas empresas optan por estrategias híbridas de trabajo a distancia con la reapertura de las oficinas, varias empresas de alto perfil, como JP Morgan y Goldman Sachs, han adoptado una línea más dura, exigiendo a un gran porcentaje de su personal que se desplace cinco días a la semana.

En general, alrededor de un tercio (34%) de los encuestados dijo que ahora han vuelto a la vida de oficina cinco días a la semana, el nivel más alto desde la primera encuesta Pulse en junio del 2020. El porcentaje de los que tienen acuerdos de trabajo híbrido se redujo ligeramente, del 50% en noviembre pasado al 45% más recientemente.

Slack dijo que la desconexión entre el personal de alto nivel y los no ejecutivos sobre el trabajo remoto a tiempo completo tiene claras repercusiones, con "puntuaciones de equilibrio de la vida laboral" para los empleados no ejecutivos un 40% más bajas que los empleados de alto nivel, según la encuesta -y los niveles de estrés y ansiedad más del doble que los de sus jefes de nivel C-suite.

Jack Gold, presidente y analista principal de J.Gold Associates, afirma que no es de extrañar que los altos ejecutivos obtengan más flexibilidad en sus acuerdos laborales.

"Seamos realistas", sostuvo Gold. "Lo que pueden hacer los ejecutivos y lo que puede hacer el trabajador medio es muy diferente. Los ejecutivos de alto nivel pueden establecer prácticamente sus propias reglas mientras permanezcan en posiciones de poder.

"El trabajador medio está sometido a lo que sus jefes consideren que es el estado/entorno de trabajo apropiado. Tienen mucha menos capacidad para influir en sus condiciones de trabajo. Entonces, ¿es injusto? Quizás, pero también es la vida en la mayoría de las organizaciones".

Gold argumentó que es probable que el enfoque adoptado varíe entre una "organización progresista de tipo matricial" y el de una organización más estructurada y descendente. "No hay una regla única para todas las empresas", anotó. "La dinámica de la empresa tiene mucho que ver. Y el departamento de RRHH también suele tener voz y voto en la política, así que depende de la influencia que tenga en la organización".

La encuesta también indica un descenso en varios aspectos de la experiencia de los empleados en el segundo trimestre, como la productividad, la capacidad de concentración y la satisfacción con el entorno laboral.

"La pregunta es: ¿se trata de un fallo temporal mientras los empleados se acostumbran a las nuevas normas de trabajo, o de un efecto permanente debido a que quieren mantener lo que tenían permanentemente?", sostuvo Gold.

"Creo que no lo sabremos del todo hasta que pasen unos meses de vuelta al trabajo en la oficina. Aun así, sospecho que muchos mantendrán los efectos negativos a largo plazo, pero quizá no tan pronunciados".

Los resultados también indicaron que:

  • Los trabajadores con poca o ninguna capacidad de fijar su horario de trabajo tienen 2,6 veces más probabilidades de buscar un nuevo empleo este año, en comparación con los trabajadores con horarios flexibles.
  • Este efecto podría afectar en mayor medida a las mujeres, las minorías y los padres que trabajan (especialmente las madres trabajadoras), que son los grupos que manifiestan un mayor interés por los horarios y lugares de trabajo flexibles. El porcentaje de mujeres que desean trabajar de forma flexible al menos tres días a la semana es del 58%, frente al 48% de los hombres. Por su parte, el número de madres trabajadoras que quieren flexibilidad de ubicación aumentó al 82%, un máximo histórico desde que el Foro del Futuro comenzó a realizar sus encuestas.

En cuanto a lo que las empresas pueden hacer para reducir los crecientes niveles de estrés de los trabajadores en la oficina, Future Forum Pulse instó a los líderes corporativos a pensar largo y tendido sobre las razones por las que los trabajadores necesitan estar en la oficina, y a ofrecer opciones para los trabajadores que necesitan flexibilidad.

"Las empresas con más éxito están estableciendo horas de colaboración básicas en las que se espera que los trabajadores estén en la oficina o en línea para colaborar de forma sincrónica", señala el informe de la encuesta. "Están estableciendo métodos de colaboración asíncronos para reducir la carga de estar 'siempre conectado' y sentir la presión de presentarse constantemente a las reuniones".

También se instó a las empresas a experimentar y ver qué funciona y qué no: "Aquellos que 'esperan y ven lo que hacen los demás' se quedarán atrás".