Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

6 razones para abandonar Chrome y cambiar a Vivaldi

El navegador de los entusiastas

[14/05/2022] Descargue el navegador Vivaldi. Ahora mismo. Y en los pocos e indoloros segundos que conlleva la descarga y la configuración de Vivaldi, lo podremos convencer por qué hacerlo. Mejorará su experiencia de navegación.

Ejecutar un navegador secundario es una de las decisiones más fáciles e impactantes que puedes tomar en su computadora. ¿Por qué? Porque en realidad no tiene que cambiar de navegador: descargar un segundo navegador no altera en absoluto su configuración actual. Además, prácticamente todos los navegadores son gratuitos, incluido Vivaldi. Y la importación de sus marcadores se produce casi instantáneamente, por lo que probar Vivaldi le llevará literalmente unos segundos de su día -si no le gusta, no hay daño. Pero puede que descubra que añade una nueva dimensión a su navegación que ni siquiera sabía que le faltaba. Incluso puede que se encuentre abandonando Chrome por completo. Así que vamos a probarlo.

[Reciba lo último de CIO Perú suscribiéndose a nuestro newsletter semanal]

Al cierre de esta edición, Vivaldi había lanzado Vivaldi 5.2. El único inconveniente es que Vivaldi, al igual que muchos otros navegadores, le anima a registrarse e iniciar sesión con una cuenta personalizada para conservar sus marcadores, lista de lectura y demás en varias computadoras. Vivaldi también ofrece una versión de su navegador para Android, que permite compartir pestañas entre el escritorio y la navegación móvil. (Tenga en cuenta que no es absolutamente necesario introducir una cuenta para utilizar Vivaldi, en absoluto).

Privacidad y bloqueo de anuncios

La privacidad no es lo que probablemente piensa al descargar Vivaldi, pero probablemente le sorprenderá lo bien que funciona de inmediato. Sabe que Google Chrome y Microsoft Edge ven los anuncios como una fuente de ingresos, porque todo está permitido por defecto sin un plugin de bloqueo de anuncios. Con Vivaldi, los anuncios y los videos en línea se bloquean por defecto, sin necesidad de plugins ni complementos. El resultado es una experiencia muy fluida que parece bloquear de forma inteligente los anuncios que no quieres ver, dejando el resto del contenido intacto. Vivaldi domina los sitios más saturados y con más contenido multimedia que visito, como ESPN.com o SFGate.com, sin ninguna falla.

Vivaldi se basa en el motor de renderizado de código abierto Chromium, en el que se basa Google Chrome, lo que significa que se pueden utilizar los plugins de Google desde la Chrome Web Store. Sin embargo, Vivaldi no recoge datos del usuario.

Normalmente, los sitios ricos en medios como SFGate.com están llenos de anuncios y ventanas flotantes. Los únicos anuncios que el navegador parece conservar son estos enlaces de compra. Todo lo demás se ha eliminado (Mark Hachman / IDG).
Navegador Vivaldi

Curiosamente, Vivaldi también incluye una Vista de Lector, un control heredado que aparece en otros navegadores: el pequeño ícono de texto que aparece a la derecha de la barra de URL. La Vista de Lector suele reducir un artículo en la web a un fondo liso, un arte y unos elementos de navegación mínimos, y absolutamente ningún anuncio. Con Vivaldi, hay pocas razones para usar la Vista de Lector, ya que la vista por defecto es simplemente más efectiva. En algunos casos, la Vista de Lector añadía elementos visuales, ya que resaltaba ciertos elementos normalmente ocultos dentro de la página.

Con Vivaldi, notará una diferencia en su experiencia de navegación desde el primer momento.

El punto de venta de Vivaldi: El panel lateral

Vivaldi es consciente de que la mayoría de los monitores de mayor tamaño incorporan una tonelada de espacio en blanco adicional que no se utiliza. Vivaldi recorta este espacio para añadir una estrecha columna de íconos que enlazan con una serie de funciones útiles, desde fuentes RSS hasta el correo y una función de calendario muy bien organizada. Un pequeño interruptor en la esquina inferior derecha oculta el panel por completo; si no, puede pulsar sobre uno de los íconos -marcadores, por ejemplo- y el panel se deslizará para revelar la función completa. Averiguar qué significan todos los íconos y dónde se encuentran es probablemente la parte más desagradable de Vivaldi, ya que se siente un poco como hurgar en el panel de instrumentos de un auto desconocido.

No todas las opciones del panel son especialmente novedosas. Hay una Lista de Lectura para los artículos que quiera guardar y consultar más tarde, junto con las Descargas y los marcadores estándar, llamados Marcadores. Desgraciadamente, he exportado mis marcadores las suficientes veces como para que estén un poco desordenados, aunque arrastrarlos y soltarlos en la carpeta de marcadores de Vivaldi o en la barra de favoritos de la parte superior es bastante fácil.

El panel lateral de Vivaldi se despliega por etapas, revelando más funcionalidades a medida que lo hace, Aquí, se ve el lector de correo electrónico incorporado mientras procesa varias fuentes RSS (Mark Hachman / IDG).
Navegador Vivaldi

Algunas funciones pueden no ser tan útiles, como el widget integrado de Google Translate. (Vivaldi, como la mayoría de los navegadores, traducirá automáticamente una página en un idioma extranjero). Un panel dedicado a Wikipedia no me pareció especialmente útil, aunque puede que usted opine lo contrario.

Personalmente, mi favorita de todas las opciones es el panel integrado de Feeds, que le permite importar feeds RSS y escanear rápidamente lo que varios sitios web han publicado. Claro, es una función heredada para los periodistas como yo que necesitan mantener fichas en una variedad de sitios web, pero RSS normalmente requiere un servicio independiente o aplicación. Lo único que no me gusta es que, si bien puede arrastrar y soltar los marcadores en cualquier lugar que desee, no puede reorganizar las fuentes RSS por cualquier motivo.

Si todo esto le parece demasiado complicado, puede desactivarlo. Parte del proceso de configuración de Vivaldi es decidir cuánto Vivaldi quiere para empezar.

Navegador Vivaldi

Pestañas, pestañas, pestañas

Hablando de pestañas, la gestión de pestañas es el pan de cada día de Vivaldi. Realmente hay casi demasiadas opciones, ¡incluso para los usuarios avanzados! Un usuario de Vivaldi no solo tiene la opción de colocar sus pestañas a lo largo del lado izquierdo o derecho, así como en la parte superior e inferior, sino que también hay diferentes maneras de organizarlas: un diseño tradicional, pero también en pilas de pestañas, pestañas de acordeón que se sientan una encima de la otra y luego de lado, o simplemente una doble fila con una encima de la otra.

No es del todo correcto decir que Vivaldi organiza sus pestañas en dos filas. Pero puede apilar manualmente varias pestañas usando la configuración para establecer pestañas apiladas en la segunda fila, y luego hacer CTRL-clic en las pestañas para crear esa fila. ¿Es mejor que simplemente crear otra ventana de pestañas? Tal vez, aunque puede elegir cualquiera de los dos enfoques (Mark Hachman / IDG).
Navegador Vivaldi

Es casi ridículo: puede utilizar la rueda de desplazamiento para ir hacia adelante y hacia atrás entre las pestañas, incluso en horizontal; apilar las pestañas por host, cerrar todas las pestañas a la derecha o a la izquierda de la pestaña actual, clonar una pestaña, etc. Incluso puede hacer Ctrl-clic en algunas pestañas, hacer clic con el botón derecho del mouse y decirle a Vivaldi que las abra en formato de mosaico -esa pestaña alineará entonces las otras pestañas como mosaicos, pero mantendrá el formato de sus otras pestañas.

También puede apilar pestañas colocándolas en mosaico, como hemos hecho aquí. Las columnas estrechas a veces pueden ser un uso eficaz del espacio (Mark Hachman / IDG).
Navegador Vivaldi

No me convence el calendario Vivaldi, pero está ahí como opción (Mark Hachman / IDG).
Navegador Vivaldi
Correo y calendario integrados

Otra característica única que ofrece Vivaldi es un lector de correo y un calendario incorporados opcionalmente, que también están integrados en el panel lateral. Vivaldi no permite iniciar sesión en Microsoft 365 o Exchange; solo admite POP3 e IMAP, lo que significa que es una mejor opción para el correo electrónico personal en lugar de los contactos de negocios. A mí me parece bien. En cualquier caso, el lector de feeds RSS de Vivaldi se filtra a través del cliente de correo, por lo que me ha parecido bien mantener mi correo electrónico real en la aplicación Mail de Windows 11 y utilizar el correo de Vivaldi como un lector de feeds dedicado.

Sin embargo, me siento un poco culpable por esta decisión, ya que me gusta el calendario de Vivaldi. Organizar un calendario en una columna vertical, como hace la aplicación Vivaldi, se presta realmente a una visión general rápida y escaneable de su día, aunque no tanto cuando ve una semana o un mes. En ese caso, puede desplegar su calendario mensual en una pestaña específica.

Marcación rápida

A diferencia de Google o Microsoft, Vivaldi no se anima a mirar su contenido con licencia en sus páginas de nueva pestaña, como lo hacen Chrome o Edge. En su lugar, al abrir una nueva pestaña se abre Speed Dial, un montón de accesos directos con íconos grandes a sitios populares. Naturalmente, puede añadir los suyos propios.

Puede que lo descarte por ser un poco simplista, pero pescar un marcador puede llevar algo de tiempo. Poder configurar una página de nueva pestaña con cómodos marcadores es una característica muy útil, aunque algo así se pueda encontrar en otros navegadores.

Controles de la barra de navegación inferior

Vivaldi también incluye un pequeño conjunto de íconos de acceso directo en la parte inferior de la pantalla (si ha configurado sus pestañas para que aparezcan en la parte superior). No solo tienen el tamaño adecuado para mi monitor 4K, sino que son sencillamente útiles. Hay un control deslizante para acercar y alejar la imagen, un botón rápido para tomar una instantánea de la página y controles para convertir la página actual en un mosaico. También me gusta el pequeño ícono de la papelera en la esquina superior derecha: si ha cerrado accidentalmente una pestaña, puede hacer clic en la papelera para recuperarla.

Los pequeños controles que aparecen en la parte inferior de la ventana del navegador Vivaldi ofrecen la posibilidad de crear mosaicos, tomar una instantánea de la pantalla, etc., con un solo clic (Mark Hachman / IDG).
Navegador Vivaldi

Como prácticamente todas las demás funciones de esta lista, no hay obligación de utilizarlas. Y aún hay más, ocultas en el menú de Configuración, que no utilizo: gestos del mouse, atajos de teclado y más. Incluso hay cadenas de comandos, o macros en el navegador que puede utilizar para ejecutar múltiples tareas de una sola vez. Eso es para los verdaderos usuarios avanzados.

Si está decidido a personalizar su experiencia de navegación, Vivaldi puede ser el navegador para usted. Tómese unos segundos y descúbralo.