Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

EPS Grau: La transformación digital llega a las empresas de agua

[15/06/2022] Uno de los mayores problemas de las empresas de distribución de agua es no poder contabilizar el agua que están distribuyendo. Para ello, la clásica medición manual resulta insuficiente. EPS Grau, empresa de distribución de agua de la región Piura, llevó a cabo la implementación de sistemas proporcionados por la española Idrica para reducir los índices de agua no facturada.

Gracias a las herramientas proporcionadas, la empresa pública no solo ha logrado reducir estos índices; sino que, mediante la medición inteligente, puede establecer patrones en los consumos de los clientes. La experiencia es significativa si se toma en cuenta que se trata de una empresa de gestión estatal con una cantidad de usuarios solo superada por la limeña Sedapal.

Para conocer detalles de esta implementación conversamos con Arturo Sandoval Rivera, jefe de la Oficina de Informática de EPS Grau; Juan Carlos Orge, vicepresidente de Idrica en Latam; y Francisco Salguero, operations business partner de Idrica.

¿Cuál fue la solución y cuáles fueron los factores que le generaron la necesidad de implementar esta solución?

Sandoval: En realidad, la empresa la EPS Grau, empresa de agua, cuenta con un sistema GIS georeferenciado, y en función de eso a través del BID y a través de Idrica, se nos ofreció una consultoría para poder mejorar los índices de agua no facturada. Hubo dos proyectos: uno que era el control del agua no facturada (mejorar los índices del agua no facturada), y el otro que nos permitía hacer los modelos hidráulicos para mejorar las condiciones operativas de la empresa.

Estimo que fuimos seleccionados entre las empresas del país -existen más de 40 empresas similares en el país- porque contamos con un software que nos permite tener la información comercial y técnica en una sola planimetría y geo referenciados. A partir de ahí elaboramos un proyecto, un programa, para poder hacer un piloto y determinar cómo podríamos mejorar ese índice de agua no facturada.

Arturo Sandoval Rivera, jefe de la Oficina de Informática de EPS Grau.
EPS Grau, Idrica, transformación digital

En Piura seleccionamos el sector 4, que es un sector que tiene un buen abastecimiento de agua y un solo punto de ingreso de agua. En él mejoramos el control del flujo de agua. Ahí nos ayudó la solución que nos planteó Idrica, ya que no solo se trata de instalar macromedidores, sino de instalar macromedidores con tecnología de telemetría. Ellos nos permiten obtener información en cuasi tiempo real para tomar decisiones operativas, para saber cuánto está ingresando, cuánto se está facturando, y poder determinar y mejorar esos índices de agua no facturada. Bajo ese planteamiento, no solo incluimos la macromedición con telemetría, sino también se incluyó algunos sensores para determinar el volumen de agua que tienen nuestras cubas o nuestros reservorios, y llevar un control para no despresurizar las líneas.

Esas consignas de operación se han ido modificando de acuerdo a los datos que estamos obteniendo de manera real. Además, esos datos van a nuestra nube y se comparten con Idrica para poder usar su software. En él podemos revisar cómo está operando el sector 4. Además, logramos aislar el sector en microsectores para tener datos más confiables de las pérdidas de agua o el indicador de agua no facturada.

Nosotros teníamos nuestro sistema GIS, pero la idea ahora era incorporar tecnología de telemetría que nos permita mejorar la captura. Básicamente ese fue el primer proyecto.

El segundo proyecto, que también es muy importante, era elaborar modelos hidráulicos en función de la planimetría que teníamos, y en función de la infraestructura sanitaria que tenemos registrada en el GIS. Tomando esos datos, y algunos otros datos que requiere modelo, podemos generar escenarios que nos permiten mejorar la distribución de agua, la presión en las redes y la continuidad.

Aproximadamente ¿cuándo se comenzó la implementación de los proyectos y si ya se han finalizado?

Sandoval: Comenzamos el primer proyecto en octubre del 2020 y lo terminamos, ya implementado, el 31 de marzo del 2022. El segundo proyecto lo empezamos, aproximadamente, en marzo/abril del 2021 y lo terminamos también al 31 de marzo del 2022. Si hubo algunas demoras fue sobre todo en la adquisición de elementos de control, como los macromedidores, ya que en ocasiones hay algún problema en los procesos de licitación; somos una empresa pública y tenemos que enmarcarnos dentro del proceso de compra que establecen las normas.

¿Cuáles son las herramientas y las soluciones que se implementaron en este en estos proyectos?

Orge: Antes de contestar esa pregunta, quisiera decir que lo que está contando el ingeniero Arturo Sandoval es que es un proceso realmente muy interesante, porque estamos hablando de un sistema de agua que tiene multitud de elementos. Un municipio, en este caso Piura, tiene innumerables abonados, contadores, kilómetros de redes, reservatorios, estaciones de bombeo, etcétera, y todo conforma un sistema que hasta ahora las compañías de agua venían gestionando con los recursos, tanto humanos como técnicos, que tenían disponibles.

Pero desde hace ya unos 10-15 años, la famosa frase de transformación digital ha llegado a las compañías de agua. A pesar de ello, pienso que son pocas las compañías que se dan cuenta de la necesidad de modernizar sus sistemas y su servicio para poder ofrecer una gestión de calidad a sus clientes y abonados, y que ésta se mantenga en el tiempo; y siempre con los menores costos posibles.

Francisco Salguero, operations business partner de idrica, y Juan Carlos Orge, vicepresidente de Idrica en Latam.
EPS Grau, Idrica, transformación digital

Nosotros desde Idrica hemos prestado el servicio, el inicial, a través de la implantación de sistemas informáticos. Hemos colocado varios programas como GoAigua -que hace honor al nombre de la empresa-, y hemos implantado el programa Leaks, de búsqueda de fugas. Este último permite, a través de algoritmos, detectar las fugas de agua en las redes, así como las pérdidas en la medición de los contadores.

También hemos implantado el programa SCADA de digitalización de redes, y con telemando y telecontrol, en algunos puntos que recibe información de cómo están los tanques reservatorios, su nivel de caudal y su nivel de volumen.

¿Cuáles diría que son los parámetros que ustedes pueden utilizar para decir que la implementación ha sido exitosa?

Sandoval: Dentro de los indicadores que nosotros tenemos, el principal es el volumen que entra comparado con el volumen que cobramos. Esto nos va a dar el indicador de cuánto es el agua no facturada, y esa es nuestra base para poder mejorar los procesos de abastecimiento de agua a la población.

También hemos implementado la micromedición. En clientes importantes hemos instalado medidores con telemetría. Así como medimos el agua que ingresa, también medimos el agua que consumen los clientes, y a través de la inteligencia de negocios que tienen los programas de Idrica podemos estimar cuál es el comportamiento del consumo dentro de los hogares; con eso podemos tener más información para mejorar el proceso.

Entonces el principal indicador es determinar cuánta es el agua no facturada en función de lo que ingresa, y en función de lo que se mide y lo que se cobra a nuestros clientes. Hemos determinado -con la micro medición inteligente y la micromedición con telemetría- la tendencia en los consumos de los clientes y las comparamos con las de otros periodos. Por ejemplo, en un restaurante antes cobraba 100 metros cúbicos, pero ahora llevando un control diario esos 100 metros cúbicos pasaron a ser 500 o 600 metros cúbicos.

Y eso es muy importante porque va a mejorar los índices de agua no facturada. Eso también lo hemos experimentado con la industria pesquera, en donde también tenemos medidores con telemetría. Si antes, a la industria pesquera se le facturaba mil metros, ahora se le factura seis o siete mil metros, viendo cómo evoluciona su consumo. En eso nos ayuda la tecnología.

En cuanto a la telemetría ¿han tenido algún tipo de precaución por el tema de la conectividad?

Sandoval: En ese sentido, nosotros como empresa lo que hacemos es comprar los dispositivos, asegurarnos que hay un software que me permite convertir los datos que recibo con telemetría, luego esos datos son enviados a la nube de la empresa, no a la nube del proveedor. Tratamos de ser, en ese sentido, independientes. Y yo voy a tener siempre mis datos ahí, en la nube de mi empresa; yo soy el dueño de los datos como empresa, y yo tengo que tomar decisiones sobre esos datos.

En cuanto a este tema de la telemetría ¿se han encontrado algunos desafíos?

Orge: Bueno, los sistemas de comunicaciones en cada país y en cada municipio tienen diferentes canales de comunicación; entonces, eso es un reto a ser superado por nuestros técnicos en cada uno de los municipios en donde se implantan estos sistemas de comunicación. Luego, el lenguaje entre el medidor y la computadora también requiere adecuación. Entonces, son retos para los que no hay un estándar a nivel internacional y eso dificulta la comunicación. Pero son, vamos a decir, problemas normales que desafían a nuestros técnicos.

¿Cuál diría que son los factores de éxito para una buena implementación de un proyecto de este tipo?

Sandoval: Primero, tenemos un equipo joven de chicos que tienen no más de 30 años, y que están formados con tecnologías y su forma de pensar es en base a tecnologías. Y ese cambio no es tan difícil comparado con personas que ya pasan los 60 años y que ven a las tecnologías no como una solución, sino incluso en ocasiones como un problema. La mentalidad de la gente joven, que está deseosa de mejorar sus conocimientos, es para mí parte del éxito.

Por otro lado, nosotros hemos desarrollado nuestro propio software a nivel administrativo, comercial y operacional. Nosotros no somos una empresa de desarrollo de software, somos una empresa cuyo principal producto es el agua, pero dado que los grandes problemas que se enfrentan todos los días se deben a la falta de información, se me ha dado un poco de 'carta libre' para implementar cambios tecnológicos que han resultado exitosos, ya que contamos con información de todo tipo.

Entonces, el éxito radica en pensar que las tecnologías son las que van a mejorar la gestión empresarial, ya no la lista inmensa de procedimientos que a veces hay en el sector público y que generalmente muy pocos conocen. Pero si se tiene un sistema amigable con un manual mínimo de procedimientos y somos los dueños del software, podremos realizar los cambios que nos pidan, ese es el éxito.

Salguero: Si me centro en los colegas de la EPS Grau diría que han sido tres: las ganas de trabajar, y he visto que todo el equipo las tenían; que eran conocedores del problema, son problemas que tienen todos los gestores, pero hay muchos gestores que no se preocupan, pero en el caso de la EPS Grau eran conocedores y querían solucionar los problemas; y, el tercer punto, como ha dicho Arturo al principio, el GIS. El GIS que tienen es uno de los mejores GIS que yo he visto a nivel mundial, que recoge toda la infraestructura y toda la base de información que tiene la empresa; es un punto de partida fundamental para seguir dando pasos, en este caso para solucionar problemas que tienen. Sin él el proyecto no habría sido un éxito.

¿Desean agregar algo?

Salguero: Al final, lo que hemos visto en este proyecto, es que todo el desarrollo tecnológico ha ayudado al gestor a tener una herramienta inteligente de manera autónoma. Como decía Arturo, un sector se ha empezado a sensorizar y a poner equipos de tal manera que el gestor tenía mucha más información; lo único que faltaba era una máquina que, de manera autónoma, cogiese esa información y le diese los problemas y casi las soluciones de lo que estaba pasando en la infraestructura.

Orge: La compañía de aguas tiene que sentir la necesidad de modernizarse o de mejorar sus sistemas y de mejorar sus, en términos técnicos, KPI; es decir, su rendimiento: evitar el agua no contabilizada o las pérdidas de agua, prestar un mejor servicio a sus clientes, no derrochar o no gastar en productos químicos, en energía eléctrica, etcétera. Entonces, primero la compañía de aguas tiene que sentir esa necesidad, de ahí viene que los propios gestores sientan esa necesidad.

Después, las compañías de agua, en general, tienen cierta resistencia a los cambios. No nos gusta cambiar los procedimientos que ya teníamos, que veníamos implantando, que ya veníamos gestionando desde hace muchos años. Y luego seleccionar al proveedor adecuado que nos ayude o que ayude a una compañía de aguas a conseguir sus objetivos.

Sandoval: Quisiera terminar indicando de que para que puedan darse ciertos cambios, se requiere que la alta dirección esté involucrada en estos cambios tecnológicos; y nosotros sí tenemos una ventaja respecto a otras empresas de agua a nivel nacional, ya que mientras la mayoría de las empresas de agua dependen mucho de los municipios -y cada vez que hay cambios en el municipio hay cambio de gerente- nosotros dependemos de una ley de reestructuración patrimonial. Eso ha hecho que nuestras gerencias tengan tiempos importantes para poder realizar cambios y que haya continuidad de la gestión.

Cuando comenzamos a desarrollar nuestro software por tres años no se vieron los resultados ante nuestros directores, pero ellos seguían apostando por nosotros. Al cuarto o quinto año, cuando ya maduró el software y estuvo en producción, recién se vieron los cambios y han visto el producto. Ahora realmente creo que somos una empresa modelo a nivel nacional gracias al software que tenemos. Constantemente nos visitan de diferentes empresas para ver cómo llevamos nuestros procesos. La continuidad de la gestión es lo que asegura el éxito de los procesos.